Albert Rivera en concreto y su partido en general se están empezando a consolidar como los que peor campaña hacen. En las pasadas elecciones se vieron inmersos en diferentes escándalos, debido a determinadas declaraciones sobre la violencia de género, que conllevó la crítica masiva en las redes sociales e incluso en un debate en TVE Antonio Hernando (PSOE) le recriminó a Marta Rivera (Ciudadanos) que no se enteraba de nada en materia de violencia de género. Eso sí no fue el único escándalo en relación a este asunto.

En esta campaña se enrolaron en un problema de credibilidad gracias a la “interpretación” de Girauta sobre el cara a cara con Évole, a quien el propio Girauta insinuó que fue una encerrona.

Algo que parece no haber sentado muy bien al presentador de “Salvados” pero según sus propias declaraciones, el propio Albert Rivera no compartía estas afirmaciones.

La noticia pilló por sorpresa a muchos analistas y medios de comunicación, ayer en el programa “El Hormiguero” el propio Rivera afirmaba que Irene Montero (Podemos) se fue en el coche con Moragas (Partido Popular) e incluso insistió en que entre ambos partidos no hubo enfrentamiento dialéctico. En esta última cuestión nadie se lo tomó como una mentira, más bien como una estrategia política pues estaba claro que ambos partidos se habían atacado y muy duramente. Lo sorprendente para todos aquellos que pudieron ver las declaraciones sobre Irene y Moragas, es que calaron tan hondo que todo el mundo se puso a investigar si eso era cierto. Como bien se pudo comprobar, debido a que todo se grabó, en primer lugar salió Mariano Rajoy y su equipo, en el que iba Moragas, pero no iba Montero. Más tarde con la salida de Pablo Iglesias y con él su equipo se pudo observar como Irene Montero iba ahí, es más se subió al coche con Pablo Iglesias. Una vez más la obsesión de un político le hizo mentir, de mentir a sabiendas de que iba a ser “pillado”, hay que recordar que hoy en día, gracias a la tecnología, todo se puede registrar y con ello se hace más fácil comprobar la veracidad de las palabras de los políticos.

Tras aclamación popular, hoy en el programa “Al Rojo Vivo”, Albert Rivera llevaba a cabo una rectificación en el que informaba que lo que había dicho en “El Hormiguero” no era cierto. No ha entrado en más detalles y parecía a aquella noticia por la que “La Razón” tuvo que rectificar, pero lo hizo muy superficialmente.

A ver si de una vez por todas los políticos, sean del partido que sean, empiezan a ser sinceros, no vale con repetir una mentira mil veces para ver si cuela, no vale con pedir la presunción de inocencia para algunos, imputados, investigados, acusados… y acusar inquisitorialmente a un partido por una causa que ha sido archivada en cinco ocasiones.

Dos semanas intensas de campaña, que decidirán el porvenir de nuestra política.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!