Hace muchos años los vecinos de San Blas se juntaron y salieron a las calles para terminar con el tráfico de drogas vecinal o a pequeña escala. Después de varios años de protestas e indignación, se ha vuelto a revivir el sufrimiento y las drogas una vez más circulan por las calles de San Blas.

Hartos de que esto se viviera en su localidad, algunos residentes volvieron a enfrentarse a todos aquellos delincuentes que distribuyen heroína, cocaína y otro tipo de drogas durante las 24 horas del día en algunas de las viviendas de la calle de las Modistas.

Anuncios

En las cercanías de la calle Amaposta los vecinos se juntaron para organizar patrullas y comandos vecinales que estarían encargados de encarar a los traficantes. Además de esto tienen el gran atrevimiento de señalar a los intrusos que alteran la forma de vida del barrio, además de que pintan con frases acusantes las viviendas en las que vende droga, con frases como “¡Aquí se vende!”, “No más drogas”, “Fuera de aquí”, etc…

Este tipo de frases pintadas se han hecho especialmente en la calle de las Modistas, específicamente en los números 4 y 5, viviendas en las que se venden drogas todas las horas del día.

Por otro lado, las patrullas que han organizado se encargan de hostigar a los yonquis y a los traficantes. “Queremos molestarlos lo más que nos sea posible, queremos que sientan nuestro aliento y nuestras miradas todo el día”, comenta Alex, uno de los vecinos que forma parte de la patrulla vecinal.

El temor que sienten por los camellos ha ocasionado que una gran cantidad de los vecinos acompañen a sus hijos cuando salen de la casa, esto con el objetivo de evitar cualquier tipo de sobresalto. “Yo ya no dejo salir a mi hija sola, la acompañamos constantemente cuando sale. Claro, tenemos miedo”, comenta Emilio, quien actualmente se encuentra desempleado.

Anuncios

Este barrio tiene una gran cantidad de carencias, pero este tema de la droga nos ha venido a patear cuando estamos en el suelo. Es realmente insoportable. Aumento notablemente el número de robos y la inseguridad está peor que nunca debido a todos los drogadictos que vienen a comprar aquí”.