Con la inminente llegada de la precampaña y la campaña electoral son innumerables las encuestas y los sondeos que se emiten cada semana. Todos los partidos coinciden en que las encuestas se deben de tomar con cautela, parece ser que tras unas elecciones que destrozaron las previsiones, ahora todo partido las toma con cautela.

Si bien es cierto existen algunos factores o indicios comunes que hacen sospechar que aunque el porcentaje total de voto o escaños varíe un poco se pueden llegar a conclusiones muy cercanas.

La primera es que a pesar de todo el Partido Popular sería el ganador de las próximas elecciones, obteniendo un 29,6% de los votos, este dato esclarece una mentalidad española, así como un dato común entre todos los sondeos, el Partido Popular es el partido que más votos sacaría.

El segundo dato común en todos los sondeos y que llevan a cabo una novedad en el panorama político es la pérdida de la segunda plaza electoral por parte del PSOE. La coalición Unidos Podemos obtendría un 24% de votos y alcanzaría la segunda posición política, el PSOE bajaría a un tercera plaza con un 20% de votos. A pesar de las novedades que esto supone en el ámbito político, ya que el PSOE obtendría un escandaloso resultado de confirmarse estas predicciones, es un dato común ver como los partido a la izquierda del PSOE iban poco a poco comiéndole terreno, hay que recordar que aunque el PSOE sacó más de 20 diputados de diferencia frente a Podemos, la formación morada se quedó a trescientos mil votos de diferencia nada más.

Ciudadanos aunque sube en todas las encuestas, así como subía antes de las elecciones pasadas y quedando muy alejado de lo que se esperaba de la formación naranja, es posible que al final quede como un partido bisagra.

Cuando conocimos estos datos dados por la Sexta el sábado y consultamos algunas de nuestras fuentes para poder llevar a cabo una visión más cercana, toda la información nos llevaba al mismo destino. El PSOE más allá de lo que se dice puede ver minado su poder en la política nacional y todo apunta a un cierto nerviosismo interno. Esto se puede apreciar en la actitud de Hernando y otros dirigentes, que a pesar de que Podemos está públicamente mostrando su intención de ser aliado del PSOE, ellos han mostrado una crítica muy dura contra Pablo Iglesias y la formación morada. Actitud que se debe, según fuentes cercanas, a que están viendo como una formación de izquierdas les está arrebatando su posición política, su electorado (el PSOE según datos concentra a sus votantes en mayores de 45 años, algo que deja ver que la gente joven opta por otros partidos, normalmente los nuevos) y quien sabe, quizás de confirmarse estos resultados hasta su hegemonía en un sector de la política.

Sigue la página Podemos
Seguir
Sigue la página Izquierda Unida
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!