Apenas seis meses después de las elecciones del 20-D, los españoles volvemos a salir a votar ante la complicada distribución del congreso, que resultó un enorme inconveniente para que se pudiera formar un gobierno en el que ningún partido político no cavara su tumba. En principio, esta vez no se esperaba que pudieran cambiar significativamente los resultados, pero la probablecoalición de Podemos e Izquierda Unida puede empeorar los resultados de los otros partidos, con la excepción de Ciudadanos, que por el momento también podría ganar representación en el Congreso.

¿Pero quién va a votar al PP después de la última legislatura y su poco protagonismo, a pesar de haber ganado las Elecciones, en los intentos de pacto?

¿Y al PSOE y Ciudadanos después de no ser capaces de incluir a nadie más en su pacto? ¿Y a Podemos e Izquierda Unida después de haberse quedado solos en el intento de formar un gobierno de izquierdas? Para ver que sectores de la población tienen intención de votar a cada partido, recurriremos a los resultados del barómetro electoral delCentro de Investigaciones Sociológicas, a través de distintas variables:

  • Edad:las definiciones ideológicas con las que se identifican más los jóvenes, son el liberal y progresista.En cambio, a medida que vamos ascendiendo en la edad, pasan a ser conservador y socialista. Estos datos, explican que Podemos junto a sus confluencias y Ciudadanos, tengan a los más jóvenes a su favor. Por el otro lado, el PSOE y PP tienen su grueso de votantes en los más mayores, especialmente en los encuestados de más de 65 años, en los que estos dos partidos reúnen un 50% , que era un 60% en las últimas elecciones, de los votos, frente al apenas 12% de Podemos y Ciudadanos, de hecho, esta es la única franja que no se declara mayoritariamente de izquierdas.
  • Sexo: el PP se lleva un punto y medio más en los hombres, en Ciudadanos se obtiene un porcentaje de votos muy igualado por sexo. En cambio, el PSOE se lleva un 4% más en votos femeninos, y el caso en el que hay más diferencia es en el de Podemos, que se lleva seis puntos más en los hombres (14,1) que en las mujeres (8,4), sus confluencias por el contrario, también tienen un voto muy equilibrado en cuanto al sexo.
  • Población: aquí no hay demasiadas diferencias.Destaca el PP en poblaciones pequeñas y el PSOE en ciudades, con las excepciones de Barcelona y Madrid. Podemos se mantiene en porcentajes parecidos, y En Comú Podem destaca en Barcelona. Ciudadanos, PACMA e Izquierda Unida no consiguen llegar con fuerza a las poblaciones más pequeñas.
  • Nivel de estudios: aquí la cosa se pone interesante.Las personascon pocos estudios, se definen como socialistas y conservadores, mientras los que tienen estudios superiores se definen como progresistas, liberales y socialdemócratas. De hecho, cuanto más estudios se tiene, más tiende la gente a autodenominarse de izquierdas. En las personas sin estudios, o sólo con la primaria, el PP y PSOE arrasan a todos los otros partidos y también hay un mayor porcentaje de abstención e indecisos. Podemos, sus confluencias y Ciudadanos, especialmente, tienen porcentajes más altos a partir de las personas que han cursado la secundaria. Izquierda Unida y ERC tienen porcentajes en aumento, alcanzando su mayor cantidad de votos en las personas con estudios superiores.

Al haber leído estos datos, se puede ver cuál es la base del bipartidismo,la medalla de la transición y la falta de estudios de las personas mayoritariamente mayores que se han asustado con la simple propaganda del miedo al cambio, lo nuevo.Todos lo que no hayan gobernado antes son un peligro para la estabilidad del país.

Pero, démosle la vuelta, ¿Qué pasará cuando esa franja de población de personas mayores vaya acortándose al paso de los años?

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!