Los disturbios en Barcelona provocados por okupas y agentes de la policía han reabierto la polémica entre los que están a favor y quienes rechazan estas actividades. Las 3 noches que los vecinos de Gracia vivieron en vilo por el enfrentamiento, repercutió en la simpática con que ahora miran a los okupas del barrio.

Pese a que el auge de este movimiento revolucionario se produjo en la década del 80, España ya tenía antecedentes cuando en los 60 se intensificó la marcha de campesinos a las grandes urbes.

Esta es la filosofía original del movimiento Okupa, reutilizar un espacio desahitado y abandonado con carácter social. Darle fin como vivienda, centro de reuniones, de actividades o espacio cedido a la comunidad.

Aunque la alcaldesa de Barcelona, no respalde la violencia del movimiento, la lucha ha sido, desde siempre, un signo característico de los Okupas. Básicamente porque surgen como contrapartida en una década de movilizaciones contra el conformismo y el establishment.

Jóvenes rebeldes que buscan un espacio donde canalizar ideología, contracultura y revolución. El movimiento Okupa puede parecer tan romántico, como las ideas Hippies o Punk, sin embargo, la fuerza de sus acciones siempre ha estado acompañada de protestas violentas.

Hasta 1996, año en que se legisló sobre la ocupación ilegal, los ocupas (sin k) no eran tan mal vistos por la sociedad, el Estado y las fuerzas de seguridad.

Cuando un propietario encontraba su propiedad ocupada y realizaba la denuncia, solo iniciarse una causa civil por coacción. La disputa era lenta y frecuentemente acababa con el desalojo pacífico de los "intrusos”.

Pero promediando la década de los 90 la legislación modificó la figura legal a usurpación. Con ello también cambiaba la forma y el tiempo del desalojo. “Okupa tu también” es una plataforma que asesora e informa sobre las ideas y el fenómeno en sí.

Aseguran sentir que la prensa “estigmatiza y arrincona en el silencio” sus acciones.

Lejos de identificarse con alguna fuerza política, afirman “estábamos en la alegalidad… El PSOE y el resto de fuerzas parlamentarias nos han colocado en la ilegalidad”. Creen que este cambio jurídico los convierte en delincuentes para la sociedad. Los movimientos okupas no distinguen entre lo público y lo privado y aseguran que la democracia está agotada.

Mientras que, en Barcelona, esta ideología aun goza de cierta simpatía y aceptación popular, en Madrid y otras ciudades de España comienza a extinguirse la paciencia ciudadana hacia este movimiento.

El desalojo, en la ciudad Condal, del Caixa Tarragona (había solo dos personas en el momento de evacuar la instalación) ha provocado daños y pérdidas valuadas en más de 60 mil euros. Las dos noches de batalla entre los okupas y los Mossos d'Esquadra ha ido mucho más allá que la quema de contendedores y roturas de lunas.

Hasta el momento han dejado 14 policías heridos y un manifestante lesionado, sin embargo, en redes sociales se acusa a los Mossos de abuso de autoridad. El miércoles por la tarde, desde el perfil en Twitter @Banc_Expropiat han comenzado a convocar para una tercera noche de manifestación en el barrio de Gracia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más