La noticia que saltó hace dos días, y que finalmente un juez ha acabado con tal despropósito permitiéndolas, el prohibir la exhibición de estelades por parte de los seguidores del Barça en la final de Copa Barça-Sevilla es algo que se ha vuelto en contra del Gobierno Rajoy, y además ha dado la vuelta al mundo. Aquí resumimos algunas de esas visiones.

El diario deportivo francés L’Équipe miraba el asunto quizá desconociendo la diferencia entre la senyera y la estelada (“Copa del Rey: el Barça defiende el derecho de sus seguidores a ondear la bandera catalana”).

Los medios británicos se basan más en información de agencias o de cómo se ve el asunto desde Madrid, recordando más lo que dice la Ley del Deporte que aplicó la Delegación del Gobierno en Madrid o la multa al Barça por las estelades de la final de Berlín.

Aunque no dejan de recordar que se considera “un ataque a la libertad de expresión”.

El canal televisivo australiano Ten profundiza más en el tema y con más conocimiento, recordando las materias en que Catalunya, con Gobierno propio, tiene iniciativa propia (“Sanidad, Educación y Policía”) y recuerda cómo Catalunya se queja en el dinero que le retorna Madrid, mucho menos que el que da, para recordar el porqué de las quejas, del auge del independentismo y lo que va más allá del puro deporte: “Harta de pedir durante años más autonomía en los impuestos al Estado, la región ha virado hacía el separatismo”.

Hasta la noticia ha llegado a países menos importantes, como Papúa Nueva Guinea, en Oceanía, al Norte de Australia, y sus medios locales han hablado del tema, aunque con menos profundidad que los anteriores medios.

Pero hoy, Financial Times, el prestigioso diario económico británico, que también opina de temas políticos, hace un examen del tema y saca interesantes conclusiones. “La prohibición de la estelada enfurece a los catalanes” era el titular. Aunque su corresponsal informa desde Madrid, lo hace de manera diferente a los medios madrileños.

Informa de manera neutral y educada, pero entrevista a un profesor que sabe del tema de este artículo, David Rowe. Él recuerda que “lo de que Política y Deporte no van juntos es falso, aunque los gobernantes lo usen como excusa para vetos. No sólo van juntos, sino que están casados y tienen hijos”. Y recuerda lo que pasó en las Olimpiadas de Berlín de 1936, utilizada por Hitler como propaganda de sus ideas de la “raza superior”, el saludo puño en alto de atletas afroamericanos en México 1968 (el “Black Power”) o las protestas en los Juegos Olímpicos rusos de hace dos años contra Putin.

La revista estadounidense The Atlantic, de las más importantes sobre Política internacional, también informa sobre el tema, recordando el franquismo y el cómo éste fue encarnizadamente contra el Barça: “Para los aficionados del Barça, Madrid todavía representa la opresión de los años de Franco, y con la prohibición de las estelades, es otro ejemplo”.

Sigue la página FC Barcelona
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!