El pasado jueves, los israelíes catalanes agrupados en varias asociaciones, y coincidiendo con que hace 68 años, en 1948, fue fundado el actual Estado de Israel, decidieron premiar al ex Presidente catalán Artur Mas, que durante su gestión y antes siempre defendió la existencia del país judío y su relación con Catalunya, que se remonta a siglos.

Pero lo más extraño es que, según informa el diario online catalán Mon.cat, el Gobierno Rajoy, actualmente en funciones, quiso impedir dicho galardón, presionando a la comunidad judía catalana para exigirles que premiaran a cualquier otra persona, más del gusto de ellos, hay que decir la verdad.

Aunque cualquiera sabe que, en la actual coyuntura con el proceso independentista catalán que poco a poco se hace un hueco en países extranjeros, sin ruido, sensatamente y con diplomacia, este premio, y más de una comunidad tan influyente como la judía, es perjudicial para los intereses españoles.

Los judíos catalanes no se han dejado presionar y han dado, con un gran aplauso, este premio a Artur Mas. Además, no nos olvidemos que aunque Israel sea un país defendido totalmente por el Gobierno del PP, los judíos, que no son tontos ni olvidan, se acuerdan de que durante el franquismo, el dictador Francisco Francose negó rotundamente a reconocer a Israel, ni siquiera a tener relaciones diplomáticas con ellos, algo que heredaron los Gobiernos democráticos de UCD (“España no reconocerá al Estado de Israel hasta que no devuelva los territorios ocupados [de Palestina]”, decían) y no fue hasta 1986, con Felipe González, cuando por fin Israel tuvo Embajador en Madrid.

En la entrega del galardón, en Barcelona, en donde también estaba presente un representante de la Embajada israelí en Madrid, Artur Mas recibió una ovación cerrada. Se recordó cuando años atrás, Mas, en visita oficial a Israel, visitó la Sala del Recuerdo del Memorial Yad Vashem, en Tel Aviv, donde se recuerda a los judíos exterminados en los 22 campos de exterminio nazi.

A Mas le acompañaba un ex Conseller de Economía suyo, Andreu Mas-Colell, que se ocupó de gestionar intercambios entre Universidades israelís y catalanas, y que estos fueran del máximo nivel. También asistieron Jordi Jané, Conseller de Interior, y Jordi Jané, líder del grupo parlamentario de Junts Pel Sí al Parlament.

“En el Parlamento me criticaron por esto. Pese a las críticas, estoy muy orgulloso de haber ido a Israel como President de Catalunya. Por que Israel y Catalunya tienen una población similar, una producción económica similar, pero en Catalunya se desarrollan 25 ‘start-ups’ cada año. En Israel, 500. Por ello fuimos a Israel, para fijarnos en los mejores”, dijo Mas en su discurso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!