María Dolores de Cospedal es de esos políticos que van de demócratas pero que una vez que pierden las elecciones se limitan a intentar arruinar, más aún, al pueblo que un día la votó. Es cierto, y es un mérito a reconocer a la ex presidenta de Castilla-La Mancha, que la ruina de dicha comunidad no vino tras perder la presidencia, sino que empezó desde el primer día en el que tomó posesión de su cargo. Como bien recordaremos y así lo hemos contado en nuestro medio, durante su mandato se dedicó a recortar en Sanidad, Educación, la Ley de la dependencia sufrió un recorte que se saldó con algún muerto, recordemos el caso de Jomián que incluso tras su muerte la ex presidenta y su gobierno le pidió los gastos de su incineración.

En lo que respecta al empleo más de lo mismo de lo sucedido a nivel nacional, quien quisiera trabajar lo hacía por un contrato basura o se tenía que ir fuera de su casa. La corrupción acechaba el entorno de María Dolores de Cospedal, su aparición en los papeles de Bárcenas, lo sucedido en el edificio de la Calle Cardenal Cisneros en Toledo y su remodelación, todo lo que rodeaba a su entorno más cercano como a su marido, siempre en la línea de la legalidad, el maltrato de una entidad pública como Radio Televisión Castilla-La Mancha y sus trabajadores, eso fue parte de la herencia que recibimos los castellano manchegos tras su desastroso mandato.

Con la llegada del nuevo gobierno a las Cortes de Castilla-La Mancha pudimos ir comprobando el grado de maldad y rencor que podía albergar la ex presidenta.

El cierre de la empresa de Puertollano “Elcogás”, donde el ex ministro Soria no quiso intervenir y que era un castigo porque Cospedal no revalidó su cargo, un Gobierno Nacional que llevó a cabo el mayor saqueo de un recurso como el agua y que ha dejado como herencia una escasez que los castellano manchegos tendremos que sufrir. Vamosesto se parecía más a una represión política que a otra cosa.

Que Cospedal era una mentirosa es algo que en su comunidad se sabía, y más cuando las escasas ruedas de prensa que hace, no sabe ni lo que dice. Pero la gota que ha colmado el vaso es en relación al incendio de Seseña. Como era habitual en su cortijo televisivo, donde siervos decían mentiras sin contradecir a los jefes, no paró de decir mentiras y culpar al actual equipo de gobierno de la comunidad. El problema es que como en tantos otros casos la justicia les ha dado un duro revés. Según hemos podido saber a través de nuestras fuentes existe un auto judicial que explica y demuestra que Cospedal pudo haber quitado el cementerio de neumáticos desde el primer día que tomo posesión de su cargo.

El ex – presidente José María Barreda ya pidió la autorización en el año 2007 para proceder a retirar el cementerio, pero el caso es que la justicia no dio autorización hasta abril del 2011, algo que refleja que Cospedal pudo haber retirado este cementerio desde el primer día de su mandato.

Una vez más y como viene siendo costumbre en la ex presidenta de Castilla-La Mancha y un Partido Popular que cada vez se encuentra más arrinconado, han vuelto a mentir, algo que en democracia se conjuga con dimitir.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!