Un proyecto que nació en el año 1993, bajo un gobierno municipal socialista corre ahora serio peligro de ser llevado a cabo, las empresas nucleadas bajo lo que se conoce como Distrito Castellana Norte (DCN) , conformadas por la constructora San José y el BBVA, parte del grupo inversor que iba a dejar en Madrid seis mil millones de euros.

DCN es a quienes el ayuntamiento de Madrid adjudicó los derechos de explotación del 64% de los terrenos en 1993 y donde ahora Carmena y su gobierno pretenden edificar, dando así carpetazo al conocido como proyecto Chamartín para dar paso su propuesta presentada este lunes y bautizada como Madrid, Puerta Norte.

La adjudicación al grupo Distrito Castellana Norte fue a través de un concurso público que data del año 1993, desde entonces el grupo conocido como DCN ha intentado llevar adelante el proyecto que cuenta con la friolera de 13 mil folios, en tanto, el proyecto presentado por Carmena se lo bautizó como “Madrid, puerta Norte” apenas cuenta con 16 folios y en el mismo no se contempla entre otras cosas, como se conseguiría la financiación del mismo, motivo que llevó al Ministerio de Fomento a solicitar al gobierno de Carmena que le informe de la financiación del mismo y ha aprovechado para criticar la falta de consenso en el actual proyecto.

Según el grupo inversor no ha sido comunicado en ningún momento, ni notificaciones ni llamadas ni consultas.

Carmena sencillamente entierra el Proyecto Chamartín para presentar su “Madrid, Puerta Norte”, que presenta diferencias sustanciales con el original y donde, repetimos, los promotores no han sido consultados para nada, a pesar que existe o existía un inversión de 6.000 millones de euros, pero no ha existido ni una invitación previa para que el grupo participase como inversor, ni a la presentación del proyecto.

El grupo inversor preveía construir en base a 3.ooo millones de metros cuadrados, con 12 mil empleos, Carmena con su plan recortaría en 281 mil metros menos, pero por el contrario la cantidad de empleos ascendería a 128 mil, un dato que llama la atención ya que las construcciones con ánimo de lucro son sensiblemente menores a las que originalmente preveía la DCN, de hecho el plan de Carmena reduciría casi a la mitad lo que llegó a conocerse como Proyecto Chamartín.

La Comunidad de Madrid y Adif, ambos propietarios de los terrenos tampoco fueron avisados ni consultados por el Ayuntamiento gobernado por Carmena, tan solo el PSOE ha mostrado su apoyo al proyecto presentado el lunes mientras grupos que la oposición ha criticado el modus operandi de Manuela Carmena, al tiempo que afirman desconocer las líneas generales del proyecto que comenzaría de forma “inaplazable” en el correr del próximo año.

Aunque desde Urbanismo no se ha podido concretar de donde saldrá el dinero para las obras, sí se afirma que no lo pagará el contribuyente sino que el proyectado centro de negocios que se construirá en torno al proyecto “Madrid, Puerta Norte” permitirá generar beneficios que cubran los gastos de inversión.

Un total de 4.700 viviendas, más de un millón de metros cuadrados para oficinas y servicios terciarios forman parte del proyecto de Carmena, bautizado como "Madrid, Puerta Norte" es ya motivo de polémica, algo que ya es costumbre en el controvertido estilo de gobierno de la alcaldesa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!