Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, decidió retractarse con respecto al plan que se diseñó por el antiguo equipo de Gobierno liderado por Xavier Trias. Dicho plan tenía el objetivo de prohibir la presencia de los clubs cannábicos (lugares cerrados a los que se va para fumar marihuana) en una cercanía de 150 metros a lugares que fueran presentados por niños o menores de edad.

Entre los lugares que se querían proteger en el plan se encontraban centros deportivos, colegios, institutos y otras instalaciones parecidas. La argumentación de este plan era muy sencilla: alejar estos centros legales de consumo y venta de marihuana de los menores de edad, evitando que el consumo a edades tempranas aumentará.

Ahora, el nuevo equipo de Gobierno de Ada Colau ha decidido otorgar una amnistía a estos centros cannábicos. El argumento de esto es que el plan que se elaboró por Trias involucrába la retroactividad de la medida, parte que ha sido suprimida por la nueva corporación. En pocas palabras esto quiere decir que los centros de consumo de marihuana que se habían instalado cera de dichas instalaciones antes de que se aprobara el plan del Gobierno anterior no tendrán que cerrar. Esto quiere decir que cerca del 90% de los clubs cannábicos podrán seguir con sus puertas abiertas.

El problema con todo esto se puede ver en las actuaciones policiales que se han llevado a cabo en Cataluña, las cuales han demostrado que una gran cantidad de estos locales “legales” se dedican a contrabando de cannabis.

En los últimos 2 meses se han presentado ante el juzgado dos casos, de los veinte que está investigando la policía por estas prácticas de contrabando.

El pasado mes de abril la Audiencia de Barcelona procesó y condenó a cinco años de prisión a algunos propietarios de estos negocios, específicamente a Sjoerd Haane y a Robert Monsterd, por hacer uso de su club cannábico para distribuir marihuana y otras drogas.

Estos tenían una plantación de alrededor de 2.400 plantas de marihuana dentro de una nave industrial. En la sentencia se indicó que su club solo era una pantalla para su distribución de estupefacientes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!