Es difícil calibrar que actos son de mayor o menor calado dictatorial dentro de un gobierno que solo ha gobernado con mano de hierro y de manera autoritaria. El mayor acto de autoritarismo político fue en la otra mayoría absoluta de los populares, cuando José María Aznar nos llevó a una guerra que más del 90% de la ciudadanía española reprobaba, pero para un gobernante que se cree por encima del bien y del mal eso era algo que no le importaba.

En esta mayoría absoluta ha habido varias actitudes que han indicado que el objetivo de los populares era gobernar con mano de hierro y su obsesión perseguir a quienes pueden ser contrarios a ellos.

Unas televisiones públicas, nacionales y de comunidades, más cercanas al NO-DO franquista que a una televisión de calidad y pública. Una educación cada vez más cercana de los ricos, como en época del dictador, quien tenga dinero que estudie y el que no al campo. Una sanidad cada vez en peor estado y por supuesto una autoridad moral por encima de la que en realidad tienen.

Hoy ha sido noticia la constatación por parte del congreso de la existencia de una “policía política” que está vendida a los servicios del partido popular.

Los grupos del congreso PSOE, Podemos y DiL han aludido a unos “informes fantasmas” de la policía sobre adversarios políticos que han llevado a cabo un auge espectacular durante el Gobierno del partido popular.

Una comisión de Interior está exigiendo al Gobierno que lleve a cabo una investigación de los parches internos en el caso del ático del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, con el único objetivo de reclamar la paralización de los últimos ascensos de comisarios afines al entramado que se denuncia.

Un entramado que sólo busca desinformar y manipular todo aquella persona que pueda ser “peligrosamente” honrada y que busque un cambio político. En el Congreso asistíamos a una vez más la acusación por parte de Ciudadanos a Podemos de financiarse ilegalmente, a lo que el propio Íñigo Errejón ha contestado que tras archivar tres querellas por lo mismo, que si son valientes no acusen y que denuncien para que se archive una cuarta.

Estas acusaciones no se realizan al azar, es una treta más para desinformar por parte de un partido que es de la misma calaña que los populares. La manipulación y la tergiversación es el lugar preferido donde ambos partidos navegan, no se hablan de sus luchas internas, ni de quienes han evadido impuestos, así el foco de atención se centra en otro lugar.

Lo realmente triste es ver como la ciudadanía por una parte falta de autocrítica se centra más en las palabras y no tanto en los datos. Ya fueron varias las fuentes las que denunciaron que el informe sobre la financiación de Podemos que está estudiando la UDEF era falso y por encargo, algo que estará por demostrar.

En la boca del necio esta la vida y la honra.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!