Existía demasiada expectación a la visita del líder de Podemos al programa de antena 3 presentado por Pablo Motos. Esta era la segunda vez que el líder de la formación morada asistía como entrevistado y eran muchas las impresiones y expectativas puestas tras una primera vez donde el presentador de “El Hormiguero” recibió duras críticas.

Con anterioridad las principales críticas recibidas giraron alrededor del grado de su agresividad en relación a dos políticos nuevos. Por un lado se observó y se criticó una excesiva agresividad frente a Pablo Iglesias, mientras que programas posteriores con Albert Rivera el grado de agresividad fue mucho menor.

Por otro lado se había criticado duramente su postura argumental, mientras que con el líder de Podemos el presentador de “El Hormiguero” fue una postura enconada y nada permeable, con el líder de la formación naranja si fue más comprensivo. Según analistas especializados y conclusiones llevadas a cabo por las fuentes consultadas.

Cuando desde este medio también tuvimos esa percepción no tardamos en llevar cabo dos artículos que pusieron de manifiesto ambas teorías. Otro momento muy criticado por las fuentes y nosotros mismos fue cuando se catalogó de “censura” cuando en una pausa publicitaria se procedió a retirar y cortar un “juego” que consistía en podar un árbol. En esta ocasión ha sido uno de los aciertos del programa y del presentador, no sólo por explicar claramente que no existe censura, sino que fue una “mala decisión que tomó” el propio presentador por la limitación del tiempo ya que iban justos de tiempo. Aunque existe fuentes que lo catalogan de “excusa barata”, lo cierto es que en esta ocasión se ha podido llevar a cabo el “juego” hasta el final sin ningún tipo de “censura”, algo que nos indica a pensar que su explicación es sólida y que en ningún momento se intentó censurar.

En lo que la entrevista concierne se deben de resaltar varios aspectos. En primer lugar que el tono de la entrevista fue más afable y simpático, algo que no impidió que el presentador hiciera preguntas delicadas de la actualidad de la formación morada. La situación que se vive entre Iglesias y Errejón se trato tranquilamente donde ambos protagonistas intervinieron en el programa, donde a juzgar por el tono parece que al menos en lo personal no se ha roto nada, a nivel político parece que tampoco pero es algo que el tiempo nos dará o no la razón.

En segundo lugar se vio un programa más dinámico que en la primera ocasión. Entrevistas a pie de calle, tanto con críticos como afines, así como un espectáculo llevado a cabo por Marron que fue sorprendente. En la primera ocasión se pudo ver un programa más serio y más monótono. Es otro aspecto que hizo que el programa de “El Hormiguero” brillará más que la otra vez que asistió Pablo Iglesias.

Es cierto que Pablo Iglesias contestó claramente a todo y no tuvo reparos en aclarar todos lo que se le preguntaba, pero si es cierto que como en la rueda de prensa tras las negociaciones con el PSOE, repitió quizás en excesivas ocasiones coletillas como “gobierno a la valenciana” o “nosotros hemos cedido”. No es que sea algo peyorativo pero si es cierto que en determinados tramos de la entrevista quedó muy repetitivo.

El programa acabó con un Pablo Iglesias interviniendo en la BSO de juegos de Tronos y se fue con los obsequios que Pablo Motos le dio, bolígrafos para que otra vez no les pillen datos privados.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!