Las últimas semanas no están siendo del todo felices para que el que fuese presidente del Gobierno, ya que hace unos días conocimos la noticia de que Hacienda multará a José María Aznar por utilizar una sociedad instrumental para ahorrarse pagar la mitad de los impuestos que le correspondían.

En ese momento todo fueron acusaciones y juegos de palabras entre el ministro Montoro y el marido de Ana Botella. Este último se llevaba las manos a la cabeza diciendo que no se podía imaginar cómo los suyos podrían hacerle algo así. A lo que el propio ministro respondió con un “¡Yo no me puedo creer que uno de los nuestros haya hecho algo así!”.

Todo comienza hace dos años, cuando a raíz de una inspección abierta, la Agencia Tributaria interpuso una multa a José María Aznar de 70.403,96 euros, ya que estaba utilizando una sociedad instrumental para ahorrarse la mitad de los impuestos que debía pagar. Así, el “Fisco” le obliga a pagar una liquidación complementaria de casi 200.000 euros (199.052,19 euros exactamente) por las irregularidades descubiertas entre los ejercicios de los años 2011 y 2012.

Si a esto le sumamos la multa que recae sobre el ex presidente, la deuda ascendería a 269.456,15 euros. Por el momento Montoro no ha querido confirmar o desmentir esa cantidad, ya que se ampara en su derecho de no poder hablar de las investigaciones que lleva a cabo la Agencia Tributaria con nadie.

Todo este cruce de declaraciones se ha sumado a la noticia que conocimos también hace unos días, cuando salió a la luz la reunión que tuvieron el actual ministro de Hacienda y el anterior presidente del PP. Muchos lo tachan de ser una reunión tensa, pero según Montoro, él se reúne con mucha gente para tratar los asuntos fiscales y negó que fuese tensa.

Ana Botella no podría quedarse atrás

El matrimonio formado entre el ex presidente y la que fuese alcaldesa de Madrid, crearon en 2004 una sociedad llamada Famaztella, un nombre muy poético creado por la unión de las sílabas de Familia Aznar Botella. Con ella gestionaban los ingresos recibidos de libros y conferencias con un tipo impositivo del 25 %, pero Hacienda determina que al tratarse de ingresos meramente profesionales, deberían haber tributado mediante el IRPF a un tipo de interés que ronda el 50 % al superar el importe económico de 200.00 euros anuales.

Tras la investigación que se llevó a cabo en 2014, Hacienda devolvió a la familia los 200.000 euros tributados más casi 13.000 euros en concepto de de intereses por los ejercicios de 2011 y 2012. Pero a su vez, como reza el dicho “nadie da duros a pesetas”, interpusieron a la familia una liquidación que rondaba los 350.000 euros en concepto de IRPF por los ejercicios de ambos años, más 66.000 euros en concepto de intereses.

Veremos en qué acaba este nuevo episodio dentro de la crisis interna que sufre el Gobierno con la dimisión del Ministro Soria tras su aparición en los citados “Papeles de Panamá”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!