Dos centros hospitalarios de referencia en el Vallés, Cataluña, serán expulsados del sistema de Salud Pública Catalana, los sindicatos y todo el personal del sector sanitario están en pie de guerra en contra del Consejero de Salud catalán, Toni Comin quien, según denuncian, pretende realizar una desviación presupuestaria de 900 millones de euros, algo que provocaría que tanto la Clínica del Vallés como el General de Cataluña dejarían de recibir una suma cercana a 20 millones de euros anuales. Eso provocaría el colapso de ambos nosocomios los cuales además y gracias a la mala gestión del Consejero están a punto de ser intervenidos, denuncian los sindicatos.

Los sindicatos denuncian la situación y dan la voz de alarma a la población.

A estos centros se le suman dos más a los que el gobierno de la Generalitat intervendrá en el correr de los días de forma inevitable, uno de ellos, el Parc Taulí al parecer habría declarado erróneamente horas extras delante de Seguridad Social, algo que le ha provocado una cuantiosa sanción económica con una cifra de 10 millones de euros, el centro verá afectado entonces una merma importantísima en su ya escuálido presupuesto , algo que profundizará sus ya notorias deficiencias. El otro centro sanitario afectado el cual se verá intervenido es el Consorci Sanitari de Terrasa,en el cual se contempla un sensible aumento de su actividad.

Según afirman los trabajadores las medidas que pretende implantar el Consejero de Salud agravarán aún más la situación y 200 trabajadores serían excluidos del sistema, por ello, el Comité de Empresa de la Clínica del Vallés se prepara para la próxima semana donde está preparando una movilización y no sería más que la primera de muchas, mientras señalan al Consejero como único responsable de la actual situación de la Salud Catalana, analizan la puesta en marcha de acciones contundentes que pueden llegar a poner en jaque a todo el sistema de salud de Cataluña.

Los sindicatos denuncian además que las medidas que piensa adoptar el Consejero no fueron consultadas al gremio sino que el personal se enteró de las mismas a través de los medios de comunicación, afirman sentirse trabajadores de segunda por el trato recibido. Cuestionan severamente los planes de Comín en el caso del centro sanitario Parc Taluí, el cual según los trabajadores es un hospital eternamente colapsado, acusan al Consejero de un intento de darle a las medidas un aire progresista cuando en realidad la situación que atraviesan los centros hospitalarios es la misma que llevan padeciendo los últimos 20 años y que en los últimos 4 años se acentúa de forma alarmante.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!