Nuevo golpe a la defensa de Iñaki Urdangarin. El exsecretario de las infantas, Carlos García Revenga, ha marcado distancias respecto del exduque de Palma. "Yo no hacía ningún paso en mi vida sin consultarlo con el señor García Revenga", declaró el cuñado de Felipe VI el pasado día 2 de marzo. "Me consultaba cosas, pero tenía total libertad. A veces me hacía caso y a veces no", ha declarado este miércoles García Revenga en la declaración como testigo ante el tribunal que juzga el caso Nóos.

El funcionario aseguró que Urdangarin no estaba obligado a informar a la Casa Real de sus actividades comerciales y mercantiles. “Imagino que algún comentario debía hacer”, ha asegurado, en este sentido, y negó que él actuara como cadena de transmisión. También afirmó que nunca tuvo claro que el Instituto Nóos fuera una asociación sin ánimo de lucro.

El exsecretario aseguró que su presencia en la Junta Directiva del Instituto Nóos era a título privado y que si figuró como tesorero fue porque el resto de funciones ya estaban cogidas.

"Urdangarin era el presidente, Torres el vicepresidente, Tejeiro el secretario... Ya sólo quedaban los puestos de tesorero y un vocal y pensé que era mejor que este segundo cargo del ocupase la Infanta", ha asegurado. Además, ha restado relevancia a su presencia en Nóos y ha recordado que también ocupaba un cargo de representación en la Fundación Winterthur, a petición de Jaime de Marichalar.

La infanta Cristina, Urdangarin y Torres le parecían "gente seria"

García Revenga ha reconocido que cambió el cargo de tesorero por el de asesor de la Casa Real en un tríptico informativo sobre las actividades del Instituto Nóos.

Con todo, reconoció que se trató de una "torpeza". El exsecretario ha admitido que no mantenía una "relación fluida" con el jefe de la Casa Real, Alberto Aza. Es por ello, ha afirmado, que nunca se enteró de que la Casa Real ordenara a Urdangarin abandonar el Instituto. "No sé por qué, pero Aza no confiaba en mí. Imago que recibió las instrucciones pertinentes y me quería esquivar", afirmó. La orden la comunicó el asesor externo de la Casa, José Manuel Romero, conde de Fontao.

García Revenga ha admitido que tampoco mantenía una buena relación con el conde, especialmente a raíz de "diferencias de criterio" surgidas por la separación de la infanta Elena. En este sentido, ha reconocido que no hizo muchas preguntas: "Para mí era garantía suficiente que fueran la señora Cristina, don Iñaki, Torres y Tejeiro. Me parecían gente seria", ha afirmado. Sin embargo, en otro momento del interrogatorio reconoció que confundía los hermanos Marco Antonio y Miguel Tejeiro y que, apenas coincidió un par de veces con cada uno.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más