No es noticia de última hora afirmar que el actual gobierno de los populares es un gobierno compuesto por mentirosos. En reiteradas ocasiones organismos internacionales así lo han corroborado, al igual que determinadas figuras intelectuales que han determinado que el gobierno de los populares se ha cimentado sobre las mentiras. La última prueba que hemos podido ver ha sido la cantidad indigerible de mentiras que el Ministro de Industria ha llevado a cabo en lo concerniente a los papeles de Panamá.

El capitalismo de “amiguetes” como muchos analistas han determinado es consecuencia directa de una sociedad cómplice con la corrupción.

La colocación de amigos de determinadas figuras políticas en las instituciones privadas está conllevando a una decadencia social, política y económica que sólo está haciendo aflorar la cara más dura de unos dirigentes que sólo han sabido aprovecharse de la confianza ciudadana.

Algo así ha sucedido con Bankia. La colocación a dedo de figuras en la dirección de la entidad financiera ha conllevado a la ruina de ella gracias al saqueo de dicha entidad financiera. Primero fueron las preferentes, situación que sólo sirvió para arruinar la vida a determinadas personas, algunas de ellas que no sabían ni leer ni escribir. Situación que nos hizo ver la falta de escrúpulos de señores como Rodrigo Rato o Blesa.

En segundo lugar fuimos conocedores del uso de las “tarjetas black” y en tercer lugar tuvimos que presenciar una salida a bolsa que con el devenir del tiempo se nos mostró que era una farsa y una maniobra económica manipulada.

A pesar de eso el gobierno decidió rescatar la entidad financiera a pesar de ser un nido de corrupción. Aun así y una vez que se rescató con dinero de todos los ciudadanos, incluso de aquellos ciudadanos a los que Bankia había estafado, el gobierno tiene la desfachatez de no contar la verdad sobre lo acontecido.

En primer momento no quiso reconocer que era un rescate, con el paso del tiempo y aunque no mencionan la palabra rescate, es voz populi y es público y notorio que lo que se vivió fue un rescate de España y en concreto de la Banca española.

En la actualidad a pesar de las informaciones positivas sobre la nueva vida de Bankia sigue sin dejar de aumentar el cómputo definitivo del rescate a Bankia. Según las informaciones aportadas por los peritos del Banco de España, donde aseguran que la nacionalización del grupo BFA/Bankia ha supuesto la concesión de ayudas públicas como mínimo equivalente a unos 46.000 millones.

Algo que parece que no es del agrado del gobierno, quien no se ha pronunciado y que desde el primer momento siempre quiso restar valor a esta situación y por supuesto siempre reconoció una ayuda pero muy inferior a los datos que ahora aportamos. En los anteriores informes “sólo” se hablaba de unos 22.429 millones, cifra que el gobierno decía que era algo desorbitada, no queremos imaginar lo que piensan de la cifra aportada en el último informe.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!