No es nada nuevo la postura del partido de Albert Rivera en relación a todo aquello que concierne alas diputaciones, al menos en las campañas y en los debates de investidura, así como en el pacto con el PSOE, la formación de Rivera defiende la supresión de las diputaciones. No es la postura lo que llama la atención, al igual que no son los primeros en llevarlo en el programa, esta medida ya fue copiado del programa de UPyD, como tantas otros aspectos. Lo que nos llama la atención son las noticias que se han destapado en diferentes fuentes donde se ha podido saber que dos de los concejales de Ciudadanos y que también ejercen en la diputación incumplen su promesa electoral y llegan a cobrar entre catorce mil y veintidós mil euros más al año por estar en la diputación.

Los protagonistas son el Gonzalo Sichar y Teresa Pardo, ediles de los ayuntamientos de Málaga y Cártama que aparte de cobrar su sueldo del ayuntamiento también lo hacen de las diputaciones conllevando un incumplimiento el punto programático que tanto caracterizaba a la formación naranja y en el que tanto ímpetu pusieron en defender en campaña electoral.

El segundo incumplimiento electoral se produce cuando ambos cobran de la institución provincial y no por de sus consistorios respectivamente como defendía el candidato a la alcaldía de Málaga, Juan Cassá, en plena campaña electoral. Una vez más se demuestra que a pesar de defender una idea y un programa regenerador determinadas actitudes solo demuestran la intención de que nada cambie.

Los ediles de la formación naranja cobran entre catorce mil y veintidós mil euros brutos al año por tener la nominasen la Diputación y no en el consistorio. Estos datos son extraídos del portal de Transparencia de dichas instituciones.

Atendiéndonos a los datos recabados podemos afirmar que Sichar tiene un salario de unos cincuenta y tres mil trescientos ochenta euros brutos anualmente por ser el portavoz de la formación naranja, salario al que hay que sumarle otros once mil euros brutos anuales que recibe del consistorio de Málaga.

En total este cargo público de la formación naranja se embolsa unos cinco mil trescientos euros brutos todos los meses. Por supuesto si Sichar renunciara al cargo de diputado y fuera concejal de dedicación exclusiva en Málaga, donde sería viceportavoz, su salario sería de cincuenta mil euros, pero parece que prefiere incumplir un punto programático y embolsarse catorce mil euros más, dando a entender que su formación al fin y al cabo Ciudadanos es un “recambio” y no el verdadero cambio.

El caso de su compañera es algo distinto. Teresa Pardo recibe unos cincuenta mil doscientos cuarenta euros brutos anualmente de la Diputación más unos cuatro mil setecientos brutos anualmente del ayuntamiento. Si su exclusividad se concentrara como concejala recibiría de media unos treinta y tres mil euros brutos anuales. En este punto es donde se diferencia de su compañero, pues en Cártama solo los concejales de quien gobierno son de dedicación exclusiva. Pardo recibe unos 392 euros por cada pleno al que asiste, dinero que ella mismo ha confesado a determinadas fuentes que lo destina a una ONG íntegramente.

Una vez más vemos como un partido incumple su programa político a conciencia, no sólo el que ha defendido en su campaña electoral, sino también un punto programático tan importante para Rivera a nivel nacional como es el que concierne a las diputaciones. Una dirección nacional que parece no importarle este tipo de actitudes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!