Mientras el gobierno catalán continúa centrado sólo en el tema del independentismo, en el sistema de Salud Catalán saltan todas las alarmas, los sindicatos comienzan a estar hartos de estas irregularidades y las denuncias a los medios no se hacen esperar, la CGT ha criticado duramente la gestión del consejero de Salud, Toni Comín, por la actual situación de precariedad que se vive en varios centros hospitalarios catalanes.

El hospital Vall d’Hebrón,según denuncian desde el sindicato CGT, lleva semanas padeciendo colapsos en la atención sanitaria del nosocomio, en las redes sociales se pueden apreciar imágenes de pasillos repletos de enfermos que esperan en camillas, al tiempo que los trabajadores del centro denuncian a través de un durísimo comunicado que las listas de espera superan los seis meses.

Días atrás,el consejero de salud visitó el centro hospitalario ante el cual la crítica de los trabajadores del mismo no se hizo esperar: “necesitamos hechos, no palabras”, señalaban desde la CGT, la precariedad es notoria y preocupante, la salud de los usuarios del centro está en serio riesgo y las movilizaciones de los sindicatos comienza a tomar dimensiones.

Denuncian que los pacientes quedan abandonados a su suerte, mientras que se elaboran presupuestos millonarios cuando no existen fondos para ejecutarlos, agregan que la limpieza del hospital sufre un deterioro considerable y le formulan en un comunicado al consejero varias preguntas acompañados por severas críticas de gestión.

Finalizan el comunicado exigiendo que se deje de jugar con el dinero público, se atiendan las necesidades de los pacientes y que acaben con el martirio que significan las listas de espera al igual que las consecuencias en la salud de los pacientes que provoca esta demora, conminando al consejero de Salud y al gobierno catalán a mover ficha de forma urgente ante el derrumbe sanitario catalán y la preocupante pasividad que se demuestra desde la Generalitat.

Sombras de corrupción en adjudicación del servicio de ambulancias.

A esto se le suma que el partido antisitema ( CUP) que a través de dos de sus diputados ha presentado ante la fiscalía una denuncia en la cual se pide una investigación por la adjudicación de transporte de ambulancia en su gran mayoría a una sola empresa; Transporte Sanitario de Cataluña, adjudicación con un coste de 2.256 millones de euros.

Los parlamentarios señalan en su denuncia la sospecha que 7 de los 13 lotes o adjudicaciones efectuados en abril del 2015 en los cuales ven una serie de indicios que marcan series irregularidades que deben de ser investigadas entre otras cosas porque la empresa adjudicataria guarda estrecha relación con una fundación que destina parte de sus beneficios a uno de los centros hospitalarios que atiende.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!