El partido de Albert Rivera, ahora en Madrid como secundario de lujo en la Política, por mucho que quiera dar a entender que va como protagonista absoluto, dejó a Inés Arrimadas, hasta hace poco tertuliana en La Sexta Noche, como su sucesora en Catalunya y en el Parlament.

Ella, como seguidora del Barça, no supo entender el tono del documental "L’últim partit" que TV3 repuso como homenaje póstumo a Johan Cruyff, acusando a la TV pública catalana de politizar el fútbol con esto, cuando el propio Cruyff manifestaba en el documental, por cierto producido por Mediapro y no por TV3, que estaba de acuerdo con el catalanismo.

La metedura de pata de ella fue monumental y nadie la secundó.

Pues ahora, su partido vuelve a meter la pata, y en algo que Ciudadanos debería cuidar, que es lo de los apoyos o simpatías que tenga desde el extranjero, y si es desde la Prensa internacional, más aún.

En varios diarios europeos de prestigio se incluyó hace poco una entrevista en profundidad a Carles Puigdemont, President de Catalunya, al cual todavía no habían podido entrevistar, en los tres meses que lleva en el cargo. Fueron Le Monde, Il Corriere Della Sera, Financial Times, Diário de Notícias de Lisboa y Süddeutsche Zeitung.

Pues Ciutadans ha hecho una pregunta al Govern Puigdemont en el Parlament insinuando que dicha entrevista fue pagada por la Generalitat.

Cuando los periodistas de estos medios se enteraron, su respuesta y su reacción no fue nada halagüeña con el sentir del partido naranja, más bien de sentirse ofendidos e insultados.

Sandrine Morel, la corresponsal de Le Monde, era la más perpleja, y eso que en sus crónicas ha visto cosas más tremendas de España que le han dejado sin palabras (su periódico fue combativo en su día contra el franquismo y el primero que denunció la manipulación del Gobierno Aznar cuando los atentados del 11-M), pero la acusación de Ciutadans le ofende.

Dice que “Le Monde fue quien pagó el viaje”, y se preocupa, por que “este tipo de sospechas desprestigian a la profesión”. Añade luego: “Creo que esto es surrealista, por que el tema genera interés y es normal que los medios internacionales entrevistemos al nuevo President catalán, al que todavía no habíamos podido conocer”.

Andrea Nicastro, de Il Corriere Della Sera, muestra que “no nos pagaron ni un café, sólo nos dieron agua de beber”, viendo el asunto como desproporcionado, igual que sus otros colegas. Javier Cáceres, del alemán Süddeutsche Zeitung, dice que “La política de nuestro periódico es no aceptar dinero por hacer entrevistas”, y la portuguesa Susana Salvador piensa que “debe de ser una costumbre [de aquí] hacer este tipo de preguntas [parlamentarias]”, como un reproche a Ciutadans de tener una visión extraña y paranoica, cuando no aldeana y atrasada, de las entrevistas a políticos rivales.

Por ahora, no se ha sentido al partido naranja disculparse ni retractarse de lo que ha dicho, como el día de lo del documental de Cruyff ya mencionado.

O al menos de manera clara.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!