En los primeros comicios a los que concurría la formación naranja en la comunidad de Castilla y León la formación de Rivera parecía haber conseguido su objetivo. No sólo consiguieron instaurarse en el Parlamento autonómico con su propio grupo parlamentario, sino que su abstención fue clave en el proceso de investidura. Es cierto que a pesar de cosechar unos buenos resultados a pesar de ser la primera vez que se presentaban es cierto que no fueron tan contundentes como se esperaban. Tuvieron que conformarse con ser la cuarta fuerza política por detrás del Partido Popular, Partido Socialista y Podemos. En las elecciones locales consiguió entrar en el pódium como tercer partido más votado, eso sí muy alejado las viejas fuerzas políticas del bipartidismo.

Pero tras casi un año desde que pasaron las elecciones la formación liderada por Albert Rivera no vive su mejor momento debido a las desavenencias internas. Son varios los representantes tanto públicos como internos los que han abandonado la formación o su puesto. Esta situación afecta a seis provincias de la Comunidad Castellano leonesa, pero es difícil no encontrar una provincia donde no existe un ejemplo de dimisión o expulsión de algún afiliado, simpatizante o cargo.

León, Ponferrada, Valladolid, Salamanca, Burgos y más recientemente Segovia son los lugares por diversos motivos los que han sido ejemplos de discrepancias internas.

No todas las desavenencias responden a un mismo patrón, por ejemplo en Valladolid todo se debió a que se le pidió a un cargo público que abandonara su presencia pública por haber dado positivo en un control de alcoholemia.

Actitud de la cúpula nacional que pareció no haber sentado demasiado bien y más tarde la directiva Vallisoletana dimitió en bloque.

En León por ejemplo todo comenzó con el descubrimiento de que una de sus candidatas había falsificado su Currículum, en el resto de centros de discrepancias se deben bien a problemas personales o discrepancias con la directiva provincial.

Existe el ejemplo de Soria donde varios ediles no han dejado el cargo pero si las siglas de la formación naranja debido a discrepancias internas y al pacto firmado con el PSOE que fue la “gota que colmó el vaso” según fuentes internas.

Lo que sorprende tanto a la redacción de este medio como a determinadas fuentes consultadas, así como a analistas socio-políticos, es que determinados medios no quieran que esta noticia trascienda públicamente mientras que por situaciones e menor calado llevaron a portada a UPyD. Hoy en día están llevando a portada discrepancias internas de partidos como Podemos o Izquierda Unida e incluso discrepancias del Partido Socialista, todas cimentadas en una base menos sólida.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!