La alcaldesa madrileña Manuela Carmona ha sacudido en el día de ayer la opinión del cuerpo de Policía Municipal de Madrid al presentar un extenso documento de 112 páginas donde quiere dar un vuelo radical al cuerpo policial mediante la incorporación de ciudadanos de diversas nacionalidades y razas, destaca entre ellos las de personas de raza negra, o etnia gitana, así como la de diferentes credos, como pueden ser los musulmanes.

La alcaldesa presenta de esa forma su Plan Directorque está basado según Javier Barbero, delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, en un modelo de éxito ya contrastado en varias ciudades europeas, en Estados Unidos y también latinoamericanas, se trata de un modelo, según explica Barbero, de policía comunitaria, que actualmente funciona en la ciudad de Bogotá y que ya ha tenido éxito en la década del 70 en Chicago, San Diego, agrega el delegado a modo de adelanto de un plan que ya levanta las primeras críticas y cuestionamientos por parte de la oposición y del mismo cuerpo de policía municipal de Madrid.

El gobierno municipal de Madrid pretende reducir a través de la policía municipal la tasa de criminalidad existente que se ha disparado debido al aumento de la pobreza y el narcotráfico, para ello han estado diseñando un plan en el cual han estado trabajando durante varios meses, con un detalle muy significativo; sin consultar en ningún momento al cuerpo de Policía Municipal de Madrid, ni al sindicato que los reune y representa.

Dentro del plan se presentan algunas novedades, además de la creación de un cuerpo multicultural, existen al menos dos novedades, la creación de la unidad de delitos de odio y la de atención a mayores y destaca la aspiración de reforzar la policía en bicicleta, que aspiran a convertirla en un nuevo departamento.

El portavoz del sindicato mayoritario de la Policía Municipal y de los Agentes de Movilidad (CPPM), Julián Leal, no dudó en manifestar su disconformidad con el plan presentado por Carmena, pues según el mismo apenas se introducen novedades y con la actual plantilla es complicado ya que no se pueden hacer grandes cosas.

En relación a la incorporación de personas provenientes de otros países Carmena pretende fijar unas cuotas de discriminación positiva a través de la reserva de plazas para estos grupos minoritarios y así paliar la escasa o nula presencia de las razas indias, asiáticas, negras o de etnia gitana, así como budistas, musulmanes o hinduistas.

Los representantes sindicales advierten que el ayuntamiento de Madrid estaría incumpliendo la constitución española, de implantar estas medidas, pues estarían haciendo distinción entre religiones y razas, además reservas plazas para coletivos o razas sería también inconstitucional y entonces la Policía Municipal iría directamente a juzgados a denunciar los hechos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!