Cataluña continúa inmersa en un avanzado deterioro de sus servicios de salud, las denuncias por la precariedad que ya denuncian los sindicatos de la salud, en la que una auxiliar de enfermería quedó a cargo de 27 enfermos, o la cada día más extensa lista de espera ( 6 meses de media) se suma ahora la denuncia de una regidora de la CUP, Anna Descals, en el Ayuntamiento de Olot, provincia de Gerona, Cataluña.

La preocupación está por demás fundada, se puede perder una vida ante la demora de la llegada de una ambulancia en el caso de una urgencia o accidente, la regidora denuncia que las ambulancias afectadas al servicio de urgencias tardan 25 minutos en llegar, agrega además que los hospitales de Sant Joan de les Abadesses o de Campdevànol ya no se cuenta con los recursos humanos y mecánicos como lo son una ambulancia con su técnico, su médico y su correspondiente enfermera.

La posibilidad de que se produzca un accidente está latente en todas partes, más aún en zonas con densidad de población, los recortes presupuestarios han llegado a la parte más sensible y clave de los catalanes; la salud, la regidora expone su preocupación ante esta posibilidad, si la ambulancia afectada para el servicio de urgencias de encuentra en Sant Joan de les Abadesses y se requiere su servicio en Olot el o la paciente que debe ser trasladado con urgencia, la vida del mismo corre un riesgo inminente.

El deterioro del Servicio de Salud Catalana es evidente, los catalanes se encuentran ante una gestión que necesita atención del Gobierno catalán de forma inmediata, de lo contrario se corre el riesgo de un colapso sanitario, afirma la regidora.

CUP denuncia concursos bajo sospecha de manipulación.

Por ese motivo la formación antisistema ha interpuesto una denuncia ante la fiscalía al argumentar que cuenta con motivos más que suficientes para pensar que durante el último concurso de adjudicación, el más importante que se llevó a cabo durante el segundo mandato de Artur Masal frente de la Generalitat con una suma de más de 2.200 millones de euros al año, se cometieron irregularidades.

La CUP va más allá dentro de la denuncia, pues sospecha que dentro de esas adjudicaciones han existido prácticas de mala praxis, malversación y favores políticos.

Dichas afirmaciones podrían tener fundamento, un medio de comunicación publicó días pasados que una de las adjudicatarias, Ivemo Ambulancias Egara mintió durante el proceso de licitación, según un informe presentado por la UGT la citada empresa había previsto la colocación de paneles solares en sus unidades, eso le supuso ganar puntos en relación al resto de las empresas que competían por la adjudicación, al día de hoy y ya pasado un buen tiempo de obtener los servicios ninguna de sus ambulancias poseen esos paneles solares.

A esto se agrega que la empresa entregó a la fundación Catdem ( fundación de C.D.C) la suma de 30 mil eurospoco antes que se le adjudicara la concesión de servicios de ambulancias en varias zonas de Cataluña, otra de las empresas bajo sospecha de irregularidades es Invesindustrial ya que la misma donó 3 millones de euros al hospital Sant Joan de Déu, también semanas antes de ganar una de las adjudicaciones.

Los contratos de todos los servicios tienen una duración de 10 años y la CUP está convencida que en varios de los procesos se han cometido serias irregularidades.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!