La fiscalía considera que existe riesgo de fuga por parte de Lula da Silva y ha solicitado la prisión preventiva. Sin embargo, para muchos seguidores del ex presidente, la medida solo sirve para promocionar un supuesto delito y magnificar los hechos.

El fiscal del caso que tiene a Lula como principal sospecho, cree que, porun lado da Silva tiene muchas facilidades para irse del país y que, de no estar detenido, podría obstaculizar la causa.

Desde que comenzara a investigarse a Lula da Silva por lavado de dinero y ocultamiento de bienes en una causa y en otra un posible delito de corrupción con la empresa Petrobras, en Brasil corren muchos rumores sobre las intenciones de Lula.

La imagen de la actual presidente, Dilma Rousseff, se ha visto enturbiada por los últimos acontecimientos y la sospecha de que ofrecerá, a quien fuera su padrino presidencial, un cargo en el gobierno que le permita aforarse.

El juez no tiene un plazo definido para decidir si da Silva aguarda el juicio en prisión, pero se cree que lo resolverá los próximos días.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!