Las diferencias internas y los rumores sobre un cierto malestar dentro de la cúpula de Podemos preocupa a los políticos españoles que ven incierto el futuro de la agrupación morada. El politólogo Xoán de Francisco analiza la situación actual del partido de Pablo Iglesias.

¿Qué crees que está pasando en Podemos?

Podemos es una organización política muy reciente en la que participan personas de muy diversa índole y con una ideología que se puede clasificar de izquierdas, pero en la que existen corrientes ideológicas enfrentadas, como de hecho ocurre en todos los partidos.

Lo que une a una amalgama así es una élite intelectual proveniente de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid que ha conseguido crear un mecanismo electoral sin precedentes desde el PSOE del 82.

Si lo que aglutina al partido es ganar elecciones y unos dirigentes hábiles, la base choca con promesas incumplidas de participación horizontal por parte de esos mismos líderes, egos, apoltronamientos, este último término causa principal de las dimisiones en Madrid.

A esto solo le veo dos salidas: disciplina férrea o más democracia.

Ambas con ventajas e inconvenientes. Si bien la primera es más efectiva a corto plazo, a la larga hará perder mucha fuerza social al no sentirse partícipes los afiliados en el proceso de toma de decisiones. La segunda es seguir la estela de la CUP en Cataluña de descargar la responsabilidad de tomar una decisión, por ejemplo, de pactar o no pactar hacia todos los militantes del partido. Pero está hace perder control a los dirigentes.

¿Consideras que afecta públicamente al partido?

Sí, afecta públicamente.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Podemos

Pero no por lo que dicen las encuestas. Encuestas que deberían revisar su método de trabajo y que deberían ser criticadas al menos una vez en los grandes medios de comunicación porque son ya demasiadas las veces que se quedan lejos de acertar un resultado electoral. Aun así, afecta. Por dos motivos, a saber, parte de votantes del partido, o simpatizantes, quieren que se pacte para acabar con el Gobierno del Partido Popular y si no se pacta ven utilidad nula a la formación morada. A nadie le gusta “apostar” por una organización, sea la que sea, empresarial, deportiva, política, que parece (aunque en la realidad pudiera no estarlo), desunida.

En segundo lugar, de haber nuevas elecciones bien pudiera ser que votantes del Partido de Pablo Iglesias Turrión cambiasen de voto hacia el PSOE por la capacidad de pactar o a Izquierda Unidad que con Alberto Garzón al frente se ha mantenido firme pero sereno ideológicamente, lo contrario de Podemos, partido que ha ofrecido una imagen de confrontación y de suavizar cada cierto tiempo propuestas que antes eran imagen de marca del partido.

¿Cómo calificarías la postura “silenciosa” de Iñigo Errejón?

Pablo Iglesias e Iñigo Errejón no están enfrentados.

Se intenta realizar un ejercicio de división que, si bien puede haber calado en ciertas personas, no es real. Si alguien ha seguido a Iñigo Errejón, este ha mantenido siempre una postura de imagen tranquila que sirve de contrapunto a la imagen más combativa de Iglesias, algo que nos recuerda al tándem González-Guerra.

Decía Cicerón que “La victoria es por naturaleza insolente y arrogante”. Puede que Pablo Iglesias se vea como vencedor de las elecciones de diciembre. Otra cosa es serlo. “Tic, tac” decía el secretario general de Podemos.

Quizá por primera vez no sea él el que marque los segundos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más