Bajo el argumento de que "supondría dar detalles personales" las cámaras de senadores y diputados respectivamente se han negado a facilitar datos de cuánto ha gastado cada parlamentario en taxis, aunque cabe destacar que cada representante dispone de una tarjeta que le permite gastar hasta 3000 euros al año en taxis dentro de Madrid, sin embargo y pese a la Ley de Transparencia ambas cámaras niegan tajantemente el proporcionar información de cómo se han gastado los parlamentarios la friolera de 766 mil euros en transporte de taxímetros el pasado año.

La Cámara del senado considera "injustificado" divulgar esos datos porque, entre otras cosas, sería comprometer la seguridad de los parlamentarios, al tiempo de "violaría" su intimidad, agregando que afecta a "datos estrictamente personales", el caso es que cada parlamentario ha gastado una media de 1250 euros en viajes de taxímetro, dentro de un total de 350 diputados y 266 senadores, que componen el total de ambas cámaras.

La negativa tiene sus razones, pues mientras la Administración General del Estado sí está ogligada a proporcionar datos, no sucede lo mismo pues las cámaras legislativas tienen su propio reglamento para aplicar las normas con las que se ha de actuar delante el Portal de Transparencia del Congreso y el Senado, respectivamente, por tanto no somos todos iguales ante la ley ya que ambas cámaras cuentan con la ventaja que no pesa sobre ellas ningún órgano de control para la normativa.

Sin embargo, existe para el resto de las administraciones del Estado existe un órgano que controla y regula todo esto, es el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, (CTGB) y de las cuales toda resolución que esta emita son de obligado cumplimiento, por tanto el Consejo puede llegar a exigir al Gobierno que admita a trámite que se admita el acceso a la información pública determinada que se le haya negado a una persona que haya efectuado ese trámite pero no sucede lo mismo si se trata del Senado o del Congreso de los diputados,ante esta negativa la única vía posible para lograr un acceso a dicha información es la vía contencioso administrativa.

a través de un recurso interpuesto.

El erario público soporta entonces, una carga cada año más pesada, más allá que no se arribe a liquidar el total del gasto dispuesto para este tema en particular, tan sólo se puede saber que entre los años 2011 y 2015 la cámara de senadores provocó un gasto de 1.millón 500 mil euros, a 300 mil euros por año, pero tal y como he mencionado desde el comienzo, no se permite conocer de forma individual dicho gasto, pues se considera "innecesario" y además "vulnera" los intereses personales de sus señorías.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!