El último periodista que ha salido en público reconociendo que se sufren determinadas presiones ha sido el director del programa “Al rojo vivo”, Antonio García Ferreras. El propio periodista dejó un titular que dejó claro que hacer un periodismo íntegro sólo conlleva que las cucarachas salgan de su escondite para presionar. Una teoría que hace patente la idea que ronda socialmente que es que determinadas personas con la carrera de periodismo, pero que no la saben ejercer ganan excesivo dinero, mientras que otros periodistas íntegros lo tienen más crudo. Por supuesto los primeros siempre son más complacientes con los dirigentes.

Ferreras no es el primero y por supuesto no será el último, tenemos el ejemplo del Gran Wyoming que durante la mayoría absoluta del partido popular en todo momento ha denunciado presiones para acabar con el programa. No solo dirigentes políticos, sino propios compañeros de profesión como Terstch, Sostres, Rojo y otras celebridades que han escrito ríos de tintas criticando y presionando en contra del programa “El Intermedio”.

Uno de los casos de más controversia fue el caso de Jesús Cintora que fue destituido de su programa “Las Mañanas Cuatro”. Aunque el presentador guardó silencia durante mucho tiempo y no quiso remover el asunto, la realidad es que la movilización social y mediática recibida de sus seguidores ha conseguido que la misma cadena le garantice un nuevo programa.

Un año en la “nevera” periodística y todo por su condición de periodista “sin pelos en la lengua” hizo que se levantaran muchas suspicacias que parecieron no sentar muy bien al equipo de Gobierno que presionó para acabar con el periodista.

Esta práctica no es algo aislado ni exclusivamente de estos cuatro años.

El tertuliano Carmelo Encinas, socialista reconocido le increpó al ex - ministro Corcuera en 13TV que quiso acabar con su carrera. El periodista le increpaba con la frase: “Usted quiso amordazarme. Lo único que hizo fue sacar a la luz un caso de corrupción, al igual que ahora también lo hago, y usted quiso silenciarme y amordazarme”.

El ex –ministro que fingió un “infanta” e hizo que no recordaba nada, intento amilanar al periodista pero esta vez no pudo usar su mano dictatorial como algunos hacen para silenciar a quienes molestan.

Es de recibo de vez en cuando recordar a la sociedad lo importante que es estar bien informados y contrastar versiones, más allá de ideologías no se puede estar ciego ante la actitud de ver como determinados periodistas cobran cantidades desorbitadas en televisión o radio por el mero acontecimiento de ser los perrillos falderos de determinadas personalidades, mientras que quienes hacen periodismo íntegro se ven abocados al paro y cuando menos a cobrar cantidades muy por debajo de ese periodismo al servicio de determinadas personas.

Por supuesto el caso más sonado y que más suspicacias levantó fue cuando Jordi Évole tuvo que modificar el final de su programa y algunas escenas sobre el 23F para poder emitirlo.

Actitud que levanto suspicacias entre los seguidores y detractores del periodista.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!