Si existe o no una doble moralidad o una doble vara de medir las acciones dependiendo quien las organice y el tema que aborde es algo que a estas alturas ya no nos debería de sorprender. Si fuimos sabedores de cómo se persiguió y censuró determinadas actitudes republicanas cuando se procedió a la coronación de Felipe VI, así como la persecución social y política de aquellas personas que tienen ideologías republicanas, así como socialistas son duramente perseguidas y en algunos casos condenadas, no sucede lo mismo con el régimen de Franco.

Jordi Évole mostró fielmente que supuso ese régimen para los trabajadores y como determinados entes se beneficiaron de ello y aún así somos conocedores que populares y la formación naranja se levantaron en el parlamento de Cataluña para no condenar la dictadura.

El primer partido fundado por siete ministro de Franco y la segunda formación salpicada de escándalos que sitúan a miembros ultras, Falange y AN, entre sus filas, esto nos pone de manifiesto esta actitud, sin contar la colaboración en unas europeas de Rivera con el partido “Libertas”.

La situación es que no sólo se censuran determinadas charlas, huelgas, coloquios y actitudes públicas de un parte de la sociedad contraria al franquismo, sino que se da cabida y propaganda a la sociedad que todavía añora el régimen pasado. En diciembre vimos como la Fundación Francisco Franco, que todavía recibe dinero del erario público, celebraba en Madrid una cena en conmemoración del cumpleaños del dictador Francisco Franco.

Hemos asistido a celebraciones de conmemoración de la división azul y en la última legislatura la Ley de Memoria Histórica no ha recibido ninguna ayuda y si muchas trabas los descendientes de los represaliados.

La última noticia recibida sobrepasa ya la ética moral. El ministerio de Defensa ha acogido un coloquio donde se justifica el golpe del General Franco.

Charla llevada a cabo por el historiador Stanley Payne, quien afirma que Franco fue un militar prudente y profesional, llegando a afirmar que la Ley de Memoria Histórica es un especie de invento soviético.

En relación al régimen democrático de la Segunda República el director del coloquio sentenció que era un fraude democrático y acusó a la república de “llenar la policía de individuos al estilo de las SS del III Reich”.

Parece ser que el historiador obvió que durante la Segunda República gobernó la derecha así como la izquierda, pero todavía existes historiadores que son más restos arqueológicos que verdaderos historiadores. En realidad no son historiadores son cronistas al servicio de unos pocos, en definitiva unos manipuladores. La Segunda República era un sistema imperfecto, pero según los manuales consultados en la carrera de historia no deja de ser un régimen democrática donde derecha e izquierda gobernaron en un determinado momento, mientras que durante el régimen de Franco lo único que conocemos son condenas y ejecuciones, y eso sí la construcción de pantanos y la ostentación de una fortuna de más de 400 millones de la familia Franco obtenidos gracias a un entramado de corrupción, presuntamente y que se ha conocido hace poco.

Charla / coloquio que ha levantado la indignación de una gran parte de la sociedad gracias a la manipulación que en el coloquio se dio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!