Cualquier analista político que quiera sacar una conclusión más o menos acertada pero que refleje en gran medida una realidad coherentedebe espera algunos días tras la salida de la noticia para poder disponer de argumentos e información que respalde su análisis.

Con el “estallido” de la crisis de Podemos tras el cese de Sergio Pascual han sido horas y horas, tanto en televisión como en radio, así como innumerables columnas que han intentado explicar esta crisis. Determinados analistas han conseguido dar una conclusión más o menos coherente y otros sin embargo no han parado de hacer el ridículo una otra vez.

Han sido destacada la postura de que Iglesias actuaba como Stalin y sus purgas, por favor que necesidad se tiene de quedar tan mal. Eduardo Inda junto con Esperanza Aguirre eran dos de los que hacían referencia a este argumento. Una Esperanza que ha colocado y cesado a su antojo dependiendo si eras su “criado/amigo” o simplemente un rival. Un Eduardo Inda que contrata a Álvaro Ojeda no porque sea buen periodista, sino porque es fácil de domesticar y no hace periodismo sino una parafernalia que sólo mancilla el honor de cualquier periodista.

Para todos es conocido la simpatía que el director de “Ok diario” siente por la formación naranja que lidera Albert Rivera, si a eso le sumamos que a pesar de ser un miembro de la “podemología” ha conseguido dar alguna exclusiva en relación a temas de corrupción nos extraña que de determinadas cosas de la formación naranja no se entere.

Son numerosas las fuentes que señalan que el odio que sienten Inda y determinados medios/periodistas por Iglesias, así como por el partido en general les lleva a veces al esperpento. Más allá del propio análisis de las diferencias, discusiones, crisis, debate… que haya en Podemos no es de recibo que mientras se dediquen horas y horas al mismo tema donde siempre se viene a decir lo mismo, no haya ni tan siquiera tiempo para hablar de la crisis de otro partido emergente, claro está, siempre más dócil y amigable para determinados entes.

A día de hoy no se ha visto un programa de televisión, así como no se ha escuchado en radio un programa que aborde el asunto de que al menos 59 miembros de Ciudadanos que tenían algún cargo han dejado el partido desde junio pasado hasta la dimisión de Eva Bórox y su marido, bien por dimisiones o por expulsiones, en este último caso para Esperanza Aguirre y Eduardo Inda son purgas stalinistas.

Aunque no nos extraña pues son varias las fuentes las que indican que son determinados entes lo que son excesivamente complacientes con la formación de Rivera.

Por ejemplo no se atacó igual a Villegas que a Monedero, la denuncia por presunta financiación irregular, llevada a cabo por ex miembros de ciudadanos ha sido poco tratada y ahora vemos como las “crisis” se venden públicamente de diferente manera.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!