La A.N.C (Asamblea Nacional Catalana) ha ido "perdiendo fuelle" a lo largo de los últimos meses y algunos de sus miembros lo atribuyen a la diferencia de estilo en el discurso, pues Jordi Sánchez es de utlizar términos más elititistas, más técnicos o académicos, algo que lo diferencia notoriamente de Carme Forcadell quien se decantaba por un estilo mucho más cercano al pueblo, sencilla, directa, que creaba un vínculo más cercano a la gente.

Sánchez lo sabe, de la misma forma que sabe que por estatutos no podrá aspirar a ser reelegido, por ello ha comenzado a mantener discretos contactos con la masa más crítica de ANC y sus socios, Omnium Cultural, el pasado 9 de marzo, para intentar que el próximo 17 de abril.

fecha en la cual se celebra asamblea en la que se aprobarán cuentas y se elegirá un nuevo secretariado, aunque siendo un excelente estratega Sánchez es consciente de que su socio Omnium Cultural no hará nada que ponga en peligro la estabilidad de la ANC.

El actual presidente sabe que no cuenta con la simpatía y apoyo de muchos que de hecho cuestionan su labor, su discurso y su postura dentro de la ANC, por ello ha comenzado a mover fichas que le permitan una perpetuidad en su cargo, como mínimo otro período de 3 años, al tiempo que se amplíe la cantidad del secretariado nacional, que hoy cuenta con 75 miembros, Sánchez no es ajeno a las críticas por su "condecendencia" con CDCy su alejamiento con las bases.

De la misma forma es más que consciente que actualmente no tiene frente a sí rivales de peso, algo que puede llegar a ser determinante a la hora de reformar, como pretende, drasticamente los estatutos, lo dicho, el poder genera adicción y Sánchez ha caído en la misma. Su estrategia es muy clara, ampliar el secretariado, que serían ocupados por sus más allegados o afines mientras que desplazaría de esa forma a los "históricos", garantizando así un mandato que vaya más allá del 2018, año donde acabaría su mandato y donde, de no cambiar nada, daría paso a un nuevo líder independentista, algo que no entra dentro de los planes de Sánchez.

Actualmente se cuestiona su postura, algo que según los críticos ha provocado una sentida bajada en las movilizaciones, claro que se debe tener en cuenta que resulta muy difícil mantener a las masas incentivadas y dispuestas, por una parte porque ven diluirse en el tiempo la posibilad de una independencia, por otra comprueban que desde el actual Gobierno comienzan a notarse las contradicciones y a flaquear voluntades, al tiempo que se alargan considerablemente los plazos prometidos para la nueva nación catalana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!