Entrando en la exposición

El visitante que acude al museo se va encontrar de primeras en su visita en la misma explanada del alcázar con una muestra mecanizada de los vehículos empleados por el ET en Afganistán, desde el sempiterno BMR a los VAMTAC todo terreno y los antiminas Lince y RG-31 Nyala adaptados para protegerse de la amenazas de las minas y de los artefactos explosivos improvisados, IED, junto al VAMTAC armado con el mortero portátil CARDOM de construcción israelí y que fue empleado repetidamente para repeler ataques de la insurgencia prácticamente desde el momento que fue desembarcado del avión, como confeso un sargento especialista a este reportero:"fue casi sacarlo del empaque y empezar a disparar".

Una torre fortificada y un parterre con trampa explosiva, simulada, oculta que debe localizar el visitante cierra la exposición al aire libre antes de pasar a la exposición en la planta baja del museo.

Recorriendo la muestra

La exposición empieza con un toque de humos que será apreciado por los mas pequeños pues una enorme maqueta realizada con muñecos "clicks" personalizados recibe a los visitantes, en ella vemos a los muñecos que simulan a soldados españoles gestionar un atestado aeropuerto, patrullar por un pueblo destruido, evacuar heridos, realizar actividades de campamento, organizar convoy e incluso detener a los sospechosos en un check-point.

Si la chavalería no trata de asaltar el diorama y finalmente se la puede arrastrar de él ya se puede entrar en la exposición como tal en que encontramos al inicio una muestra somera de la realidad geográfica y demográfica de Afganistán para desvelarse una pincelada de las características del "enemigo" con una muestra de armas capturadas a la insurgencia en combate o una motocicleta bomba y un chaleco bomba descubierto bajo el burka de una terrorista suicida.

La siguiente fase se centra en la cooperación con el estado afgano con la labor de formación y asesoramiento a la policía y ejército afganos y el ejercer la influencia real del Gobierno del país en su propio territorio. Este era el aspecto más trascendental de la misión pues para toda la coalición internacional que derrocó al régimen talibán si Afganistán era un estado fallido y a la salida de las tropas OTAN lo seguía siendo para nada habría servido todo el esfuerzo.

Comprendiendo la lección el contingente español se volcó en la reconstrucción y en la formación eficaz de policía y ejército afgano mediante equipos conjuntos OMLT que dejaron una fuerza armada y policial eficaz.

Para el ET la misión supuso muchos cambios operativos ya en uniformidad, armas, equipos, tácticas, creación de bases que vemos en maquetas, instrucción y adiestramiento siendo la misión una autentica escuela de combate para el militar español que se vio envuelto en múltiples combates y enfrentamientos ya en patrullas, escoltas, operaciones de limpieza y de búsqueda del enemigo o defendiendo sus posiciones.

Combates que se resolvieron con éxito como demuestra el alto numero de bajas enemigas y que las bajas propias, 102, fueran en accidentes o por minas e IED.

Un homenaje a los caídos y al valor reconocido a "los nuestros" cierra una exposición aun viva en la memoria del Ejército de Tierra.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más