No es algo que debe sorprendernos, desde la llegada de la Transición los retrógrados resquicios de la dictadura siempre han abogado por la política del miedo y la de reabrir viejas heridas. Actualmente, de hará un año y medio más o menos a esta parte, siempre se ha culpado a la izquierda de querer reabrir heridas del pasado, pero la realidad es que desde la llegada de Adolfo Suárez a la Moncloa siempre han sido los descendientes de la dictadura quienes abrían el cofre de la Guerra Civil cada vez que veían que un político ampliaba las libertades y la democracia. Como si abogar por la libertad y la democracia fuera sinónimo de la llegad de otra guerra.

La política del miedo es una forma de hacer política válida, como dice un refrán “El miedo guarda la viña”, pero eso no quiere decir que sea la adecuada y sobre todo es una forma de hacer política que preocupa cuando gran parte de la sociedad se la cree.

Recientemente hemos podido saber, el ex – ministro franquista y suegro de Alberto Ruiz Gallardón, advertía en el periódico conservador “ABC” la posibilidad de que la sociedad española sufriera otra Guerra Civil como la del año 1936. No es algo nuevo como decíamos al principio es un argumento muy recurrido y utilizado para fines políticos. ¿Quiénes serían los culpables de que se produjera otra Guerra Civil en España? Según el ex – ministro de Franco los culpables serían aquellos partidos políticos que lucharan y buscaran crear un nuevo Frente Popular, cuyo objetivo, según Utrera Molina es liquidar la esencia de España.

En este argumento tan utilizado por los conservadores y los descendientes de la dictadura tiene principalmente dos contradicciones. La primera que ha sido ya desmentida es que quienes se alzaron en 1936 fueron los padres fundadores de quien hoy desde el hemiciclo defienden esta tesis y por otro lado se ha visto que aumentando la libertad y haciendo más libre cada vez la democracia no tiene porque haber otra Guerra Civil.

La segunda es que parece no sentarles demasiado bien que la izquierda intente unificarse como así ha llevado a cabo la derecha. Que los populares obtengan esa cantidad de votos es como consecuencia de que el voto de la derecha se concentra exclusivamente en el partido popular, eso sí, recientemente algún voto les ha restado la derecha rejuvenecida de Ciudadanos.

Por lo tanto de llevarse a cabo la creación de un frente popular simplemente se reflejaría en que o se vota a la derecha (PP y Ciudadanos) o se vota a la izquierda (ese posible “Frente Popular”), por lo tanto es posible que lo que vean peligrar sea que ya no sólo ellos serán unificados y competirían electoralmente por un rival igualitario.

Concluiremos afirmando que el señor Utrera Molina está siendo reclamado por la Justicia argentina, que ha pedido ya su extradición, por su pasado franquista.

Sigue la página Podemos
Seguir
Sigue la página Izquierda Unida
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!