Hace escasos días se pudo observar como el mundo de la tauromaquia se manifestaba a favor de ella. Toreros, ganaderos y demás profesionales del mundo de la tauromaquia bajo el emblema de la cultura, a pesar de cometer graves errores ortográficos, la dignidad y libertad se manifestaron en Valencia. Si uno por uno preguntamos a todos los ciudadanos se pueden observar tres corrientes. La primera, la favorable al mundo de la tauromaquia, por otro lado la opuesta, la que se está dedicando a querer prohibirla. En un lugar intermedio se encuentra la postura más extendida que es la que defiende dos posturas; que el mundo de la tauromaquia no reciba dinero público si es de gestión privada y por supuesto partidaria de no prohibir la tauromaquia, simplemente que se autofinancie.

La postura intermedia es la que más ataques sufre por ambos lados, pero es la más coherente y la menos sectaria. Si se prohíbe simplemente será un motivo por el que la crispación aumentará y la lucha por algo prohibido siempre se convierte en una especie de “Cruzada” que sólo lleva a conflictos sociales y políticos. Los defensores de la tauromaquia también atacan esta postura cuando se propone su autofinanciación, todos somos muy liberales pero que “papá Estado” siempre nos ayude.

Claro tenemos a personas como Ortega Cano fiel defensor de la tauromaquia y que critica la postura de no recibir subvenciones, parece extraño, pero analizando su entramado empresarial taurino no nos debe extrañar.

Según las fuentes consultadas el partido popular de Villaviciosa de Odón llevó a cabo la adjudicación, presuntamente, irregular de los festejos taurinos a la empresa que dirige Ortega Cano.

De sobra es conocido que a partir de determinadas cantidades económicas el consistorio debe abrir un proceso de contratación en el que participen varias empresas.

El caso es que ese proceso comenzó el pasado 29 de julio a petición del concejal de festejo y que fue corroborada por el alcalde el 5 de agosto. La convocatoria de dicho concurso apareció en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOC) dos días después de la ratificación del alcalde. Todo llevado a cabo a través de un uso injustificado e irregular del procedimiento de urgencia en la contratación, regulado por el artículo 112 de la Ley de Contratos del Sector público.

El contrato que hacía que la gestión de los eventos taurinos pasara a ser gestionados por la empresa de Ortega Cano se firmó por un montante de unos noventa mil euros, mediante ese proceso irregular.

La reducción del tiempo para presentar una oferta pudo conllevar que algunas empresas no pudieran reunir el dinero apropiado para hacer frente a esta oferta pública. Durante el tiempo de plazo, del 10 al 17 de agosto del 2015, ninguna empresa pudo presentar oferta en ese plazo por falta de información y falta de tiempo, sólo Orteunion Espectáculos SL presentó su candidatura, eso sí fuera de plazo. Lo que conllevó una segunda oportunidad a la que sólo respondió la empresa del ex torero, eso sí aportando muy poca documentación pero suficiente para hacerse con la gestión de los eventos taurinos en un procedimiento donde la transparencia brilla por su ausencia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!