Esta semana ha habido un acontecimiento extraño, por cómo fue planteado: una conferencia, organizada por el Ministerio de Defensa, por el Centro de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), dirigido por el Teniente Alfonso De La Rosa Morena, donde se trataba la Guerra Civily su estallido de una manera un tanto diferente. Se tituló “El camino hacía el 18 de julio”.

Parecía que seguiría los cánones habituales en la Democracia española, lamentar el triunfo de los franquistas al acabar la guerra. El principal invitado era Stanley G. Paine, historiador hispanista estadounidense muy conocido, tanto como Ian Gibson.

Pero su concepción de la historia es radicalmente contraria a la del segundo.

Las consideraciones de Payne fueron más próximas a un historiador del Frente Nacional francés que de un defensor de la Democracia, de las cuales citaremos algunas, pero antes de empezar, ocurrió algo inesperado: los periodistas que iban a informar de la conferencia fueron obligados a dejar en Recepción sus teléfonos móviles, ordenadores y toda clase de medios de grabación o filmación antes de entrar en la sala. Ello fue denunciado por los periodistas asistentes.

Lo que contó Payne y otros invitados (entre ellos Pío Moa, a quien Payne defendió en un inflamado artículo) fue que “las elecciones de 1936 fueron manipuladas por el Frente Popular para impedir el triunfo de la derecha”, comparando al Frente izquierdista con el nazismo.

Payne fue elegido por el CESEDEN por que, según ellos, “es el hispanista de mayor relieve y reconocimiento internacional”. Además, él siempre vio mal la Ley de Memoria Histórica, a la que llamaba “invento semi-soviético”.

Además, culpabilizaba abiertamente a las izquierdas de la época del estallido de la Guerra Civil,negando toda responsabilidad, en cambio, de la derecha.

Incluso dijo que el Gobierno de la II República de Manuel Azaña “deseaba el Alzamiento” (el golpe de Estado militar). Refiriéndose al general Franco, lo definió como “sensato y profesional”, y que según él, al principio se opuso al golpe. Presentó todo un caos, solamente de la izquierda, en toda la España de la época, con la Policía llena de “afines comparable a las SS de Hitler” y demás Historias parecidas, unas ciertas y otras no tanto, que justificaron el Alzamiento.

También asistieron altos mandos del Ejército, con uniforme, periodistas como Hermann Tertsch, el Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, y sorprendió la ausencia del Teniente De La Rosa, organizador de la conferencia y director del CESEDEN, por “problemas de agenda”.

Lamentó Payne que la opinión pública mayoritaria actual, incluso mundial, sea contraria a los que montaron el Alzamiento, en vez de a favor, culpando a la izquierda de “intoxicación”. Nacido en 1934, ha ido evolucionando hacia posiciones ultraconservadoras en los últimos años, pese a que hace medio siglo publicó algunos de sus libros sobre la Guerra Civil en editoriales establecidas en el exilio, que publicaban libros que no pasaban la censura franquista.

El Ministerio de Defensa no ha querido responder sobre esta conferencia ni por qué los periodistas no podían grabar nada de la misma. “Sin comentarios” ha sido su telegráfica respuesta.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!