En España existen un total de 1.248 diputados autonómicos, con coste total de 328.6 millones de euros de los cuales el parlamento catalán encabeza de lista, siendo el más caro de lejos, con un coste de 51,9 millones de euros, seguido por Andalucía con 38.4 millones de euros y el País Vasco, con 37.2 millones, el de Madrid cuesta casi la mitad que el catalán ya que suma 26.5 millones, en resumen: cada diputado catalán le cuesta al contribuyente la friolera de 188 mil euros al año.

Los parlamentos autonómicos tienen la libertad o potestad de determinar los salarios y las transferencias a los partidos, algo que a lo largo de los años de democracia ha incrementado sus gastos a coste de la ciudadanía española, de estos gastos el más abultado recae en el personal, con un total de 181 millones, aquí Cataluña se lleva el premio pues dedica 25.4 millones anuales a gasto de perssonal, entre funcionarios, puestos de libre designación y y personal de administración.

Carme Forcadell cobra 40 mil euros más al año que Mariano Rajoy.

Con un presupuesto tan abultado no era de extrañar encontrarse con la presidenta del parlamento catalán tenga un salario de 121.679 euros al año y cada vicepresidente cobre 88 mil euros al año mientras que sus secretarios perciban anualmente 68.700 euros, aún nos quedan los presidentes de cada grupo, que cobran al año 75 mil euros, o sea CUP, PSC, CDC, ERC, C's, entre otros.

Los diputados no sólo perciben su salario, sino que perciben renumeración por integrar comisiones y órganos dentro del parlamento, se puede destacar que de los 137 diputados tan sólo dos no reciben ningún tipo de complementos, por ello, si dividimos los gastos.

o sea, 51.9 millones de euros al año que es el gasto del parlamento catalán, cada diputado le cuesta al contibuyente 188 mil euros al año.

El estudio que fue llevado a cabo por Convivencia Cívica Catalana se ha realizado accediendo a datos presupuestarios y del Tribunal de Cuentas, estudio que desnuda una realidad indignante, que choca con la actual coyuntura que atraviesa el pueblo español en su conjunto y el catalán en particular.

Luego de contemplar estos datos no es de extrañar que el lector piense cuánto hay de cierto en esa frase de "España nos roba", si contemplamos los gastos que tiene el parlamento catalán y del cual ni uno solo de los partidos que representan al pueblo alza la voz ni critica lo elevado de los mismos.

Desde el regreso a la democracia el gasto parlamentario se ha ido disparando hasta ser una hucha sin fondo, a ello debemos sumarle el gasto de las diputaciones provinciales, entre otras cosas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!