PP y PSOE se han visto afectados por casos de corrupción en la última legislatura. Uno de los casos que más ha afectado a los socialistas es el fraude de los cursos de formación en Andalucía. En estos momentos, el Gobierno andaluz presidido por Susana Díaz aún sigue sin mostrar 25 expedientes clave que reflejan las ayudas recibidas. Entre estas ayudas se encuentra la percibida por UGT, de la que llegó a cobrar el marido de la presidenta. El PP por su parte no cesa en su empeño y persiste en la comisión de investigación con su órdago para sacar a la palestra todos los datos.

Susana Díaz es una de las figuras de mayor relevancia en el PSOE, perfilándose incluso como la nueva Secretaria General del partido en caso de que Sánchez fracase a la hora de formar gobierno.

Sin embargo este caso le ha salpicado completamente. El fraude en los cursos de formación ha supuesto un parón en su carrera hasta Ferraz. En especial la subvención que recibió UGT del Gobierno andaluz por un valor de 8 millones de euros, donde se ve involucrado José María Moriche, marido de Susana Díaz, y encargado de impartir los cursos en cuestión en el Instituto de Formación y Estudios Sociales.

La presencia en la trama de José María Moriche tiene gran relevancia, más allá de que sea el marido de Susana Díaz. En la nómina de Moriche, que figura en el macroexpediente 98/2007/J/217, la Fiscalía Superior de Andalucía y la Cámara de Cuentas han encontrado irregularidades, como facturas falsas.

Otros implicados de relevancia son las sedes socialistas o las Casas del Pueblo, que presuntamente recibieron ayudas irregulares, sin embargo el Gobierno andaluz sigue ocultando sus expedientes.

La oposición está trabajando para que estos expedientes lleguen a manos de la Justicia. El PP se ha dirigido al presidente de la comisión de investigación, Julio Díaz (Ciudadanos), con el objetivo de que inste al Consejo del Gobierno andaluz a que remita los 25 expedientes.

La diputada del PP Teresa Ruiz Sillero, que es integrante de la comisión de investigación ha declarado al respecto: "¿Por qué no mandan ya esta documentación? ¿Intentan ocultar alguna información comprometedora para el Gobierno de Susana Díaz?".

La realidad es que la corrupción mancha la política del Estado español sin importar el color, aunque tanto PP como PSOE son los más embarrados.

Ambos partidos se atacan, pero al final los dos tienen escándalos. El caso del fraude en los cursos de formación del Gobierno andaluz presidido por Susana Díaz es un ejemplo más de la problemática actual.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!