"El PSOE ha dicho de forma explícita que no hay ningún acuerdo cerrado con Ciudadanos". Así es como Alberto Garzón respondía a los periodistas en rueda de prensa la tarde del pasado martes tras la segunda jornada de negociaciones a cuatro que mantenían PSOE, Izquierda Unida – Unidad Popular, Podemos y Compromis.

Quince horas más tarde, Pedro Sánchez y Albert Rivera comparecían ante las cámaras en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados y anunciaban un gran acuerdo histórico apelando al espíritu de la transición. Un documento que aglutina más de 200 medidas cuyos puntos 'estrella'son:

  • Sucedáneo del contrato único.

  • Reforma constitucional para impedir el referéndum en Cataluña, reformar el Senado y eliminar los aforamientos.

  • Lucha contra la corrupción.

  • Lucha contra la pobreza.

  • Impuesto para grandes fortunas y la no subida del IRPF.

Minutos más tarde ala proclamación del pacto, algunas reacciones ya se hacían patentes en los medios de comunicación y redes sociales.

Irene Montero, portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, aseguró a la Sexta no existir ninguna posibilidad de acuerdo con Ciudadanos y confirmó que Podemos votará en contra de un pacto de Gobierno entre PSOE y Cs. Alberto Garzón, por su parte, afirmaba en Twitter : “El acuerdo Cs-PSOE es MUY regresivo y contrario a los intereses de las clases populares. No apoyaremos algo así.”

Por la tarde estaba convocada la segunda reunión bilateral del PSOE con Podemos y la tercera jornada de negociaciones a cuatro. Antes de que comenzara la reunión bilateral, Podemos convocaba una rueda de prensa urgente para dar fin a las negociaciones con el grupo socialista por incompatibilidad de programa. “El partido socialista parece que ha elegido.

Este es un acuerdo que va a hacer las delicias del Ibex 35 y los sectores privilegiados que han sido beneficiados por las políticas del Partido Popular” apuntaba Iñigo Errejón, portavoz de Podemos en el Congreso. Y añadía: “No vamos a ser figurantes de un cambio cosmético”, a la vez que dejaba 'la mano tendida' de Podemos para conformar un gobierno plural y de cambio.

IU-UP y Compromis también han apelado a la incompatibilidad de programa y acuerdo anunciado. Sol Sánchez, diputada de IU-UP, ha afirmado que su formación considera el espacio a cuatro la única vía para alcanzar un pacto de izquierdas y ha insistido: “Nuestra obligación es no tirar la toalla y seguir presionando en la mesa a cuatro”.

Al igual que Podemos, IU-UP tiene la esperanza de que el PSOE recapacite y deja la puerta abierta a futuras negociaciones. Por su lado, Joan Baldoví, portavoz de Compromis en el Congreso, se ha referido al pacto como aquel “documento (que) constata el fracaso del PSOE de intentar armar una mayoría para la investidura. Ha estado intentado sacar un documento que no fuera incompatible con distintas fuerzas políticas”. Y ha llamado al PSOE a recapacitar sobre el acuerdo con Ciudadanos.

A la espera de reacciones del resto de formaciones políticas, los números para alcanzar la investidura no cuadran. Quizá la conclusión de Joan BaldovÍ sirva como resumen de las consecuencias dela jornada del pasado miércoles: El PSOE “quería aglutinar más de 200 votos a favor y ha conseguido el efecto contrario, ha conseguido aglutinar más de 200 votos en contra y solo 130 votos a favor”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!