Son muchas las protestas que existen en la actualidad socio-política por la intromisión de determinados personajes de la curia eclesiástica en asuntos políticos. Una institución como la Iglesias que en un principio de la Transición defendió la independencia Iglesia-Estado, con Tarancón a la cabeza, parece no estar ya dispuesta a eso. Mientras los jerarcas conservadores si pueden opinar y hablar sobre la actualidad política, parece ser que las monjas Lucía Caram y Teresa Forcades no tienen autoridad para expresarse. Mientras Lucía fue llamada a capítulo por la nunciatura de la Santa Sede en España; Teresa Forcades se estaría replanteando colgar los hábitos.

Muchas son las fuentes las que afirman que esto es debido a que no son posturas acordes a la línea general que sigue la Iglesia. Sin embargo son otras fuentes las que sustentan la teoría que es debido a su condición de monja.

Ambas monjas conocidas por seguir una postura contraria a aquella que defiende la curía eclesiástica y los grandes jerarcas son víctimas de una maquinaria represiva que perjudica más que beneficia al devenir de la institución eclesiástica.

En el caso de Lucía Caram, conocida por asistir a debates de actualidad socio-política y por utilizar un lenguaje claro, también es conocida por realizar labores que benefician a los más necesitados.

En el caso de Forcades su popularidad es menor y si conocida su postura política social, así como su apoyo a la independencia de Cataluña.

Lo triste de estas noticias es que se puede observar no sólo la presión interna de la institución eclesiástica hacía dos monjas, mientras en otros asuntos más turbios, también internos apenas hacen hincapié, sino que una parte de la sociedad lo ve como algo normal. Si recopilamos cada uno de los comentarios de aquellas personas que opinan de la noticia en las redes sociales así como en los medios sólo podremos encontrar ataques personales e insultos.

En la actualidad todavía España vive en un proceso mental de conservadurismo y en algunos aspectos retrógrados. Son muchas las personas las que lucharon por la igualdad y actualmente vemos como cada vez se consigue más la igualdad pública pero son las propias personas las que no la cumplen.

Se puede ser católico o no, se puede tener la misma ideología política que estas dos monjas o no, pero que todos podamos opinar con argumentos es la base de una sociedad civilizada y democrática.

Cuando murió Franco y llegamos a la Transición el presidente de la Conferencia Episcopal, Vicente Enrique y Tarancón, defendió la independencia entre la Iglesia y el Estado y antes de morir Franco que ya defendía la misma postura fue perseguido por los “Guerrilleros de Cristo” al lema de “Tarancón al paredón”, hoy estas dos monjas parecen estar sufriendo la misma situación adaptada a la actualidad, esto es un acto que no se puede obviar.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!