Tras el veredicto dictado por el ciudadano Felipe VI de proponer a Pedro Sánchez como candidato para formar gobierno se abre un panorama político que dejará patente si de verdad las nuevas promesas de la política están a la altura. Es cierto que en el ámbito social el partido socialista coincide más con la formación morada que con la naranja, pero no es menos cierto que la oposición al referéndum catalán acerca más las postura de Rivera y su partido a la postura socialista.

Se ha desencallado un entramada que a priori ha dejado una víctima política ya, Mariano Rajoy ha dejado patente su incompetencia a la hora de formar gobierno.

Unos lo achacan a su permisidad a la presunta corrupción que ha salpicado y esta salpicando a los populares, otras fuentes dicen que es fruto de la incompetencia a presentar un proyecto nuevo, mientras una tercera parte aboga porque Rajoy y sus cercanos no son capaces de entablar negociaciones pues están acostumbrados al “ordeno y mando”. La percepción que se obtiene desde este medio es que es un cúmulo de las tres posibilidades en mayor o menor grado y la realidad es que en el congreso de los diputados el partido popular ha quedado como un “apestado” para el resto de partidos políticos.

Ya en campaña y luego tras las elecciones se dijeron demasiadas cosas, pero lo que ahora pide la ciudadanía es que los políticos se sienten, negocien y lleguen a acuerdos.

Todos abogan por una segunda transición y se debe recordar que deberán renunciar a algo todos, como así hicieron los padres de la primera transición. Son muchas las fuentes las que aseguran que no salen los números, pero ninguno parece darse cuenta que los números si dan para que gobiernen los tres partidos.

En primer lugar se pide que Podemos renuncie al referéndum catalán, principal escollo en las negociaciones, de ser así todo indica que podemos perderían 12 diputados de “En comú podem”, aún así si se suman los 90 diputados del PSOE, los 41 de Podemos y los 40 de Ciudadanos los números parecen dar. Aún así hay que tener en cuenta que tanto las confluencias de podemos de Valencia así como las Mareas dejaron claro en la primera ronda que estaban dispuestos a apoyar a Sánchez. Algo que haría que el apoyo fuera mayor y más sólido.

Son innumerables voces las que se han alzado ya como protesta, lo que no se han dado cuenta es que a la hora de renunciar todos deben hacer un esfuerzo, tiempo habrá de hacer los referéndums, sobre la jefatura de Estado y sobre Cataluña, pero lo principal es formar gobierno y salir de la crisis que por momentos parece eterna.

Es en esta tesitura donde los tres líderes de los principales partidos del cambio deben hacer concesiones, pues bien como dicen todos los políticos, ellos están ahí por sus votantes pero una vez embarcados en este proyecto deben gobernar para todos los ciudadanos. Si no entienden bien el resultado de las urnas volverán otra vez las elecciones y no cabe duda que los perjudicados sean ellos mismos. La derecha se decantará por la clásica el partido popular, la izquierda seguirá sumando sus 164/165 diputados, si IU y Podemos fueran de la mano, mientras que ciudadanos sería el gran perjudicado. Una vez más según indican las fuentes y los sondeos los perjudicados volverían a ser los ciudadanos españoles y todo por falta de entendimiento y en algunos casos de ego. Trabajen y dejen trabajar y sobre todo lleven a cabo las reformas sociales prometidas, tiempo habrá de embarcarse en proyecto menos apremiantes, aunque eso no quiera decir que no sean necesarios, la historia la escriben los vencedores y vosotros podéis hacer historia.

Unos pocos no pueden predominar sobre unos muchos.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!