Una de las más firmes defensoras del “procés” catalán y de las más respetadas y queridas, Muriel Casals, ex Presidenta de Òmnium Cultural y que ocupaba uno de los escaños de Junts Pel Sí en el Parlament catalán (el número 3, como independiente), ha fallecido esta madrugada después de haber pasado dos semanas hospitalizada muy grave en la UCI del Hospital Clínic, al haber sido atropellada por un ciclista el pasado 30 de enero. Sufrió fractura de pelvis y traumatismo craneoencefálico, con hematoma subdural.

Catalunya entera ha quedado impresionada por el fatal desenlace, teniendo a Casals como a una persona querida y cercana, aunque se esperaba que fuera mejorando de su estado poco a poco, pero ayer ya se confirmó que empeoró y que al caer la noche ya estaba clínicamente muerta, lo que ya sembró inquietud en las redes sociales, que incluso ya la dieron literalmente por muerta, pero no ha sido hasta esta madrugada.

Nacida hace 70 años en Avignon (Francia), donde su padre estaba exiliado, Muriel Casals fue profesora de análisis económico en la UAB y muchos cargos docentes más en otros sitios, siempre con una gran dedicación y talento para lo que hacía. En 2010 aceptó ser Presidenta de Òmnium Cultural, que trata de formar lo que un día será la Catalunya independiente. Allí tuvo la colaboración de Carme Forcadell, la actual Presidenta del Parlament y líder de la ANC, otra entidad que lucha por el mismo ideal para Catalunya. Iba Casals a presidir un Consell Constituent de la República Catalana.

Sus convicciones en favor de una Catalunya independiente siempre fueron firmes, y lo confirmó cuando el famoso Concert per la Llibertat celebrado en el Camp Nou, con su frase “No estamos aquí para buscar un sueño, nosotros somos el sueño”.

Había formado parte de la coalición Junts Pel Sí, ganadora en las elecciones catalanas de septiembre, aunque se quedó a seis escaños de la mayoría absoluta, y tenía uno de ellos. De joven formó parte del histórico PSUC, pero lo dejó para entrar en otros partidos más catalanistas.

Cuando en 2010, el Tribunal Constitucional falló que el nuevo Estatut de autonomía catalán debía ser recortado y enmendado, Casals se indignó y lideró una manifestación “por el derecho a decidir”, muy multitudinaria, precedente de las manifestaciones de la Diada Nacional de Catalunya de cada 11 de septiembre.

Antes de la formación de lo que sería Junts Pel Sí, que agrupa varios partidos de ideología diferente, Casals fue clave en saber conciliar formas de ser tan distintas, e incluso cuando las eternas disputas entre Junts Pel Sí y la CUP que a punto estuvieron de provocar nuevas elecciones catalanas.

Las reacciones han sido unánimes, de terrible consternación, incluso desde partidos radicalmente distintos a sus ideas, como C’s, PSC y PP. Pero las más sinceras son de próximos a ella, como el President Carles Puigdemont, que ha dicho en un mensaje institucional: “La muerte prematura e inesperada de Muriel Casals nos deja sin una de las voces y personalidades que han constituido a cambiar la Historia reciente de este país”.

David Fernández (CUP) la homenajea con versos de Mario Benedetti (“Y la muerte / no sabrá qué hacer / con tanta vida”). La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dice “Mujer comprometida y de principios, y siempre con una sonrisa, así la recordaré”. La ANC dice “Que su fuerza, serenidad y compromiso nos sirvan de inspiración para continuar el camino hacia la libertad”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!