Desde siempre el tema de la paz ha ocupado un lugar importante dentro de la agenda política y social del mundo entero. Ha sido y será una preocupación permanente de los Estados y sus diferentes poderes, dadas las consecuencias y los costos que el no tenerla (la paz) puede generar para la humanidad y su desarrollo.

Mesas de negociación entre gobiernos y grupos al margen de la ley (caso puntual de Colombia, la Patria que me duele) cartas y tratados, amenazas y atentados intimidantes entre gobiernos y milicias, revolucionarios actores del conflicto obrando sin piedad para incitar a posteriores “diálogos” y generar acuerdos que beneficien intereses particulares, y actos delictivos en nombre de la religión, son, entre otros, los supuestos intentos de conciliación que vivimos a diario bajo el pretexto de querer conseguir La Paz.

Según lo anterior, valdría la pena preguntarse ¿quédiablos es entonces la paz? Porque pareciere así que el tema de la paz no es asunto de todos, sino de unos cuantos que tienen, además de la responsabilidad de garantizarla, el deber de definirla, generarla y cuidarla. Entendiendo la paz como “relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos” tal como aparece en la segunda acepción del significado de la palabra en la versión online de la RAE, podríamos pensar quizás que no se trata entonces de delegarla en los más grandes, sino de practicarla en lo sencillo, en lo cotidiano y humano del acontecer, para que no sea precisamente la discusión sobre las formas de llegar a ella, la que nos distancie y genere más guerras.

De tanto hablar de paz, solo hemos logrado discursos violentos entre quienes apoyan o critican los medios para llegar al fin. De tanto hablar de paz hemos dejado de lado su verdadero sentido, enfocándonos en discusiones absurdas que atacan y atacan y atacan y no se cansan de atacar a unos y otros… de tanto hablar de paz hemos olvidado hacerla, construyendo relaciones armónicas en nuestras familias, con nuestros vecinos y principalmente: con nosotros mismos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!