Cinco horas de entrevista en el 2009 con Juan Carlos I, dieron lugar al documental que se emitió la noche del lunes en France 3 sobre el monarca español. En la labor TVE participó coproduciendo el contenido, pero a la hora de emitirlo la cadena pública se echó atrás. La mayoría de las informaciones apuntan a que esto es debido a que en el documental solo aparecen personalidades del PSOE y no del PP, aunque no existe una versión oficial. Los que intentaron ver el documental a través de Internet tampoco pudieron hacerlo, o por lo menos de forma legal, ya que France 3 impidió que el streaming estuviese disponible para los españoles.

No obstante, vivimos en una época en donde la información no cesa de moverse y de aparecer, todo o casi todo se sabe, y lo que dijo Juan Carlos I no iba a ser menos. Del documental podemos rescatar impresiones interesantes del monarca. Una de las que más polémica ha generado es el mandato que le dejó Franco al Rey: "Franco solo me dijo: 'Preserve la unidad de España'. No me dijo que hiciera eso o aquello". Esta declaración ha sido una prueba, para parte de los sectores independentistas, de que la unidad del Estado español está completamente ligada a la ideología franquista.

Lo cierto es que la entrevista refuerza la idea de que el dictador español y Juan Carlos I eran muy próximos, el monarca dice: "Conmigo Franco hablaba mucho y se reía, con los demás hablaba poco, era casi hermético".

Pero no todo era idílico entre estas dos personalidades. El Rey emérito no dudó en declarar que le preocupó el endurecimiento del régimen durante el proceso de Burgos: "Hubo un endurecimiento del régimen, me preocupó mucho por la imagen internacional del país, siendo yo heredero de Franco". De nuevo Juan Carlos I parece no andar muy atinado, ya que lo que da a entender es que lo único que le preocupaba era su imagen al exterior, y no la represión sufrida por la población española.

En el documental también hubo lugar para anécdotas, como el modo de entablar amistad con Carrillo, a través de Ceausescu, o la narrada por Alfonso Guerra, en la que cuenta como él y otros cargos del PSOE dudaban de la inteligencia y capacidad de Juan Carlos I. En cambio, también hubo lugar para momentos más emotivos, como cuando el Rey se acordó de las víctimas de ETA, instante en el que al monarca se le humedecieron los ojos: "He tenido 800 malos momentos en mi reinado.

Las 800 víctimas de ETA".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!