Santa María de Garoña es una central nuclear que está situada en Burgos. Comenzó su actividad en 1970 y dejó de funcionar en el 2012. Llegó a ser la central más antigua del país, generando más de 150 millones de euros anuales. La central de Garoña tiene un modelo de construcción similar al de Fukushima.

La organización Greenpeace denunció las actividades contaminantes de la central y su extensa vida útil. Las centrales nucleares de España han sido diseñadas para mantenerse en actividad entre 25 y 30 años. También utilizaban las aguas del río Ebro para refrigerar las instalaciones, hecho que Greenpeace denunció por sostener que las altas temperaturas del río se debían al trabajo de Garoña.

Desde la ONG solicitan al Congreso de los Diputados sea detenido el análisis que determina una nueva licencia de actividad a la planta. En la actualidad, solo el 20 % de la electricidad es producida por energía nuclear. Greenpeace solicita el cierre progresivo de las 8 centrales nucleares que actualmente funcionan en España y apuesta por un país que utilice, mayoritariamente, energías renovables antes del 2015.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!