Desde este espacio cuando empezó la campaña electoral ya nos hicimos eco de las mentiras con las que el partido popular daba comienzo a ella. Si era un estudio internacional el que desmentía la recuperación económica que tanto ha publicitado el partido popular, no fue suficiente para que recapacitaran, siguieron mintiendo como de costumbre.

Si los datos decían que es verdad que el paro había descendido, los populares los propugnaban por todos lados. En este caso no era una mentira, era una media verdad que es peor. Es cierto que el paro ha descendido, pero son los propios datos de población activa los que muestran que hay menos personas activas que hace cuatro años, emigrantes, exiliados forzosos, gente que no tiene ya prestación y no acude a la oficina del paro…

Por supuesto en la campaña electoral ni hablar del crecimiento de la desigualdad ni de que los contratos temporales y precarios han alcanzado un récord histórico.

El año 2015 será conocido por ser el año en el que se firmaron más contratos precarios de la historia. Aún así como diría Aznar, para el partido popular “España va bien”.

Son muchos los portavoces del partido popular que decían que ese dato es mentira. Pues bien el comité europeo de derechos sociales denuncia que el salario mínimo En España no garantía un nivel de vida digno y óptimo. Claro si podemos o el partido socialista proponen subir el salario mínimo interprofesional son populistas, si lo dice Europa los populares callan e intentan ocultar la información.

Aun así parece importarle poco o nada a los votantes del partido popular la indigestión de mentiras que un partido ha llevado a cabo a sus votantes.

Ni la corrupción ni las mentiras han conllevado la dimisión del líder de los populares. Un partido popular capaz de decir que unos restos son de Miguel de Cervantes por encontrar con ellos una tabla con las iníciales, “M.C.” y luego no sabe descifrar que quieren decir “M.R.” en los papeles de Bárcenas.

Son noticias que no suelen salir en las televisiones públicas que dirigen estos señores, capaces de acusar de seguir el manual golpista a otro partido y no recibir ningún castigo político. Pues son los propios periodistas de RTVE los que han manifestado su descontento a considerar que el partido popular y la dirección de RTVE están haciendo propaganda de los populares desde la televisión que todos los ciudadanos pagamos. No es algo de extrañar pues es una forma de actuar normal y corriente, están los ejemplo de la televisión pública de Valencia y Radio Televisión Castilla-La Mancha que Cospedal y su séquito ha arruinado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!