Albert Rivera ha exigido una serie de medidas condicionantes para que su pacto de Gobierno con el partido de Pedro Sánchez sea efectivo. Ambos líderes deberán acordar las cinco líneas principales que desde la directiva de Ciudadanos proponen para que se logre un pacto para formar gobierno.

La primera de ellas recaerá en la figura de los aforamientos. Rivera propone eliminar los privilegios que poseen los aforados y que puedan ser juzgados como cualquier ciudadano de a pie. También proponen facilitar las iniciativas legislativas populares, por lo que harán una rebaja de 500.000 a 250.000 firmas necesarias.

La Constitución española prevé la iniciativa popular en su artículo 87.3 y siguientes y en la ley reglamentaria (Ley Orgánica 3/1984, de 26 de marzo, reguladora de la iniciativa legislativa popular). Actualmente se necesitan500.000 firmas acreditadasde ciudadanos y el proceso comienza mediante la presentación de la documentación en la Mesa del Congreso de los Diputados que se examina y se pronuncia en el plazo de 15 días sobre su admisibilidad.

Otra medida que sería efectiva en el posible pacto entre PSOE y Ciudadanos sería la de despolitizar la justicia. En los últimos años hemos vivido un auge de los procesos judiciales vinculados a la política que han condicionado muchas de las sentencias hacia un lado u otro.

La cuarta medida impulsada por Albert Rivera consiste en la supresión de las diputaciones; el líder de Ciudadanos cree que es un atraso y un grave problema de duplicidades. Si bien, el pasado mes de noviembre en Valladolid, cuando se reunió con su Grupo Parlamentario, explicó que “no va a desmontar los pueblos”, sino que lo que se pretende es hacer una propuesta para que “los municipios sean sostenibles y tengan garantizados los servicios”.

Para finalizar, la última propuesta es la de limitar el mandato del presidente del Gobierno a ocho años. Como ya ocurre en muchos países de Europa y en EE.UU., los presidentes tienen fijado un máximo de dos legislaturas para gobernar, pasado ese tiempo, deberán abandonar la presidencia y dejar paso a nuevas generaciones.

Albert Rivera quiere que estas medidas sean efectivas en el plazo de los tres primeros meses de legislatura, ya que como él mismo ha relatado: "No puede haber un Gobierno de España que no asuma estas reformas". También ha querido recalcar que espera que el PP se sume a esta iniciativa, ya que sería muy difícil llevarlas a cabo sin la aprobación del partido de Mariano Rajoy, ya que este posee un tercio de los escaños.

El líder de Ciudadanos ha dejado claro que es el único partido que se está poniendo en contacto con formaciones tanto de izquierdas como de derechas y negociando con ellos, algo que no ha ocurrido en todos los años de democracia; "sé que no es fácil, pero no queda otra" los ciudadanos en las elecciones pidieron una nueva transición y ese cambio comienza con una serie de medidas que cierren un gobierno limpio de corrupción, reformista y sensato.

PSOE y Ciudadanos ya están de acuerdo en tres de los cinco puntos, pero tendremos que esperar para saber si se completa el acuerdo, de lo contrario, de no llegar a un acuerdo antes del debate de investidura de Sánchez, adelantado para el día 1 de marzo, quedaríamos evocados a unas nuevas elecciones que tendrían lugar el 26 de junio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!