Conocido es el carácter del escritor y periodista Fernando Sánchez Dragó, que pasó de ser, de joven, militante comunista a ser furibundo conservador y casi franquista, al ver que entre las calles madrileñas con nombre franquista que serán suprimidas por el Ayuntamiento progresista de Manuela Carmena, ha sugerido en un artículo aparecido en El Mundo el nombre para rebautizar una de ellas: la Plaza de Juan Pujol, en el barrio de Malasaña.

En dicho artículo, recuerda a su padre, Fernando Sánchez Monreal, periodista que dirigía la Agencia Febus y que militaba en el Partido Republicano Conservador.

Sánchez Monreal fue delatado por un individuo llamado Juan Pujol, “a la sazón jefe de Prensa y Propaganda de laJunta de Defensa de Burgosy con posterioridad cacique periodístico del régimen franquista”, como lo define el hijo del periodista.

Pujol denunció al padre “por rojo”. Y luego, al salir de la cárcel, cuenta cómo fue asesinado por un grupo de falangistas. Precisamente, en su novela “Muertes paralelas”, Sánchez Dragó contó a su manera cómo fue el crimen.

Se dirige en todo momento amablemente a la alcaldesa, y que le pide que lo tenga en cuenta, sobre que “ha decidido desposeer de la titularidad de la plaza al ‘hideputa’ que denunció a mi padre por maldad, envidia y afán de trepa”. Le sugiere que si se suprime la calle franquista aludida, en este caso la Plaza de Juan Pujol, como dijimos situada en Malasaña, donde confluyen las calles de San Andrés, Espíritu Santo, Tesoro y Marqués de Santa Ana, “sería un hermoso gesto de reparación” hacía la afrenta franquista contra su padre.

En medio de la polémica por la decisión, muy meditada y largo tiempo aplazada, del Consistorio madrileño ante la retirada de calles con nombres de personajes siniestros de otro tiempo, el que alguien como Fernando Sánchez Dragó,que ataca furibundamente cosas parecidas, sorprende agradablemente, aunque sólo sea por un asunto personal de él.

Además, él vive cerca de esa plaza, y según cuenta en el artículo, llegó hace tiempo a solicitar a Alberto Ruíz Gallardón, cuando era alcalde, que la retirara, y ante la negativa a ello, decidió actuar por su cuenta y arrancó de cuajo la placa de la “Plaza de Juan Pujol”, poniendo otra con el nombre de su padre en su lugar, aunque poco después fue retirada y repuesta la original.

Sigue la página Podemos
Seguir
Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!