Se habla de ello todo el día, de cómo un programa de Radio de la cadena catalana Flaixbac, “El matí i la mare que el va parir” (La mañana y la madre que la parió, en catalán), se le ocurrió llamar por teléfono al Palacio de la Moncloa, y después de varias gestiones, hablar con el mismísimo Presidente Mariano Rajoy, haciéndole creer que hablaba con el nuevo President de Catalunya, Carles Puigdemont, en una perfecta imitación.

Después, el hastag #estonoesserio ha arrasado en Twitter, sacándolo de la frase con la que Rajoy ha tratado de aceptar la broma, en la cual él cayó como un ingenuo, hasta que dos minutos después, el locutor le dijo la verdad, como queriendo abroncar sin parecer violento a los locutores del programa, tipo “hijo mío, eso no se dice, eso no se hace, eso no se toca”.

Si hubiera continuado la broma mucho tiempo, habríamos escuchado perlas que uno dice cuando está entre amigos, pero que puede resultar comprometido.

La confesión de Rajoyal falso Puigdemont “Yo te conozco de cuando inauguramos el AVE” resulta tremenda, es de cuando él era alcalde de Girona y por allí pasaba el AVE de Barcelona a Francia, con un paso de las vías bajo el río Ter que se han inundado dos veces después de grandes lluvias.

Pero al confesar que “la semana que viene tengo la agenda algo libre”, ya ha causado cachondeo. Como si dudara de si será investido Presidente, o como alguien decía en Twitter, “A ver si alguien quiere quedar conmigo”. O se ponen sentimentales: “Tengo la agenda libre. Nadie quiere bailar conmigo”. Otro recuperó una foto de Miguel Gila en uno de sus grandes monólogos telefónicos, como el de la guerra: “¿Está el enemigo? ¡Que se ponga!”

Por ello, algunos han sugerido que, si tiene la agenda libre, llamarle “para que me arregle el bidet”, como si fuera a dejar la Política y se dedicara a las chapuzas a domicilio, por que “mi fontanero tiene la agenda más ocupada que Rajoy”.

No es nuevo lo de las bromas telefónicas, en todo el mundo hay costumbre de este tipo.

A veces, la cosa ha llegado a extremos poco éticos, pero más de una vez ha sido una broma simpática, sobre todo si era el Día de los Inocentes, el 28 de diciembre. En la desaparecida Antena 3 Radio era costumbre algunos días de los Inocentes traer a un imitador de la voz de Felipe González para responder a preguntas de los oyentes, y estos jamás sospechaban que estaban preguntando a un imitador.

La que no cuajó bien fue cuando una involucró a la Familia Real británica, que acabó con el suicidio de una enfermera, y que acabó con el despido fulminante de sus locutores.

Claro que las bromas se centran más en programas como “Inocente inocente” o “Just for laughs”, cuando no el clásico “Objetivo indiscreto”, donde quienes las sufren son gente de la calle.

Lo curioso es que hace unos días, estuvo a punto de haber una broma parecida a la de Puigdemont, pero al revés: según cuenta “El Intermedio” de La Sexta, alguien quiso hablar con el President haciéndose pasar por Rajoy, pero las secretarias del Palau de la Generalitat, que se encargan de filtrar las llamadas, descubrieron la verdad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más