En 2016 se celebrarán las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Sin embargo aún no se conoce quiénes encabezarán los dos grandes partidos. Donald Trump y Ted Cruz encabezan a los Republicanos y Hillary Clinton y Bernie Sanders a los Demócratas en los sondeos.

Bernie Sanders es el independiente con más antigüedad en el partido Demócrata y, de joven, fue miembro de la Liga Socialista de la Juventud (YPSL). En 1963 participó junto a miles de personas en la Marcha sobre Washington DC donde se pronunció el famoso discurso “I have a dream”.

Un año antes, en 1962, había sidoarrestado por liderar sentadas contra la segregación en la universidad de Chicago, su alma mater.

Desde el principio se opuso a la guerra de Irak, critica la desigualdad de ingresos y el salario mínimo. Critica fuertemente el Patriot Act, ley sobre la vigilancia masiva.Sanders se ha vuelto muy popular entre los estudiantes al criticar las grandes deudas estudiantiles que se generan en Estados Unidos, donde un solo año de matrícula puede llegar a costar más de 50.000 dólares.

Llega a proponer que las universidades públicas sean gratuitas como, señala en varias ocasiones, ya lo son en Alemania o Escocia, o con precios asequibles.

Defiende también las bajas de maternidad con sueldo pagado y derecho a vacaciones, cosas que en Europa nos parecen básicas pero no lo son tanto en el sistema estadounidense. Defiende los derechos LGBT, oponiéndose a la Ley de Defensa del Matrimonio y en cuanto a la controversia respecto al aborto se posiciona entre aquellos que defienden el derecho a elegir.

Tras los atentados de París en Noviembre de 2015, Bernie Sanders quiso enviar un mensaje de calma y recordó el peligro de la islamofobia. Manifestó que los Estados Unidos deberían seguir recibiendo refugiados y, hablando de la inmigración, Sanders decía las siguientes palabras: “Somos una nación de inmigrantes. Yo mismo soy el hijo de un inmigrante. Su historia, mi historia, nuestra historia es la historia de los Estados Unidos”

En los últimos años la controversia respecto a la brutalidad policial en Estados Unidos, sobre todo hacia las minorías, no ha ido más que creciendo.

El posible candidato demócrata respondía con estas palabras en una entrevista para The Nation: “[…] la brutalidad policial y lo que está ocurriendo en comunidades afroamericanas y otras comunidades es un gran problema. La pregunta es: ¿cómo consigues departamentos de policía que sean parte de sus comunidades, no opresores en las mismas?[…] La buena noticia es que, como país, estamos prestando mucha más atención a estos problemas que antes. Si alguien piensa que la brutalidad policial actual es algo nuevo, están totalmente confundidos.”

A falta de meses para las Elecciones las encuestas les otorgan a los dos candidatos demócratas un apoyo de alrededor del 65% a Clinton y el 35% a Sanders pero esto son solo eso, encuestas que varían según quien las firme.

Mientras tanto en Estados como el Estado de Washington, con una tendencia más liberal Sanders atrae a las multitudes como ocurrió en agosto de 2015 en el campus de la Universidad de Washington donde 15.000 personas hicieron cola para escuchar a Sanders.

A pesar de los sondeos, tendremos que esperar unos meses para conocer al candidato a presidencia y otros más para saber quién será el nuevo presidente de Estados Unidos, lo que sin duda alguna, traerá consecuencias dentro y fuera del país americano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más