Desde que la Infanta Cristina fue acusada de delito fiscal, la posibilidad de aplicar esta doctrina se volvió tangible. La doctrina Botín surgió en el 2007 y debe su nombre al ex presidente del Grupo Santander. La misma determina que la sola instancia de acusar popularmente a un sujeto no lo somete a un juicio público. Es decir que, tanto el Ministerio Fiscal o el directamente afectado por el acusado, deben presentar su acusación para que la Infanta Cristina sea juzgada.

En el Caso Noos, solamente Manos Limpias ha presentado la denuncia, tomada como la acusación popular, pero ni la Abogacía del Estado, ni la fiscalía han acusado a la hermana de Felipe VI.

Durante la jornada de cuestiones previas, la defensora representante de Manos Limpias volvió a pedir se juzgue a Doña Cristina porque de no hacerlo se corre el riesgo de estigmatizar su figura.

La Doctrina Botín aún no está tipificada y no siempre se ha aplicado en casos similares juzgados con anterioridad. Los representantes de la Infanta han sostenido que no hace falta se aplica a su defendida.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!