Si todos nos hacemos esa pregunta podemos llegamos a la misma conclusión a pesar de que nuestros razonamientos sean diferentes. Cuando María Dolores de Cospedal llegó a la presidencia del gobierno de Castilla-La mancha, fueron muchas las voces las que criticaron el resultado, muchos temían o temíamos el devenir político. Como era de esperar y a la vista de cualquier analista social así sucedió, lo que menos le importaba a la presidenta y su equipo de gobierno eran los ciudadanos.

El primer punto que demuestra su nulidad para desempeñar un puesto político de relevancia es su escasa retórica a la hora de explicar determinados temas, sucedió con aquel “despido en diferido”, donde se demostró claramente que no sabía cómo explicar lo inexplicable, algo que ya demostraba su forma de gobernar, de espaldas a los ciudadanos y escondida en su cueva.

Hace unos días ha vuelto a salir a dar una comparecencia para hablar sobre los pactos post – electorales, otra vez ha quedado en evidencia de que como portavoz su aportación es nula. Aun así en un intento de dar lecciones de moralidad y de sensatez volvió a demostrar su argumentario falso, manipulado y sin sentido, los castellanos manchegos no aceptamos lecciones de moral de usted María Dolores.

¿Por qué no aceptamos lecciones de moralidad de Cospedal? Es otra pregunta a la que todos llegaremos a la misma conclusión, aunque recorramos caminos diferentes. No los aceptamos porque no puede dar lecciones de moralidad quien se ha pasado cuatro años y dos campañas electorales mintiendo. Primero intentó perpetuar una mentira sobre lo bien que iba Castilla-La Mancha, después hizo campaña para hacernos ver que Mariano Rajoy había trabajado en el buen camino.

Bien con dos mentiras así es suficiente para no votarles.

En el primer intento de engañar públicamente a los electores se olvidó de determinados asuntos, dio más lecciones de moral y aportó un programa electoral demasiado tarde. Lo último demuestra la dejadez de un partido popular que ha exprimido Castilla-La Mancha al máximo.

Luego se olvidó de recordar el aumento de las tasas universitarias que los estudiantes sufrieron durante el mandato de la popular. Se olvidó aclarar su relación con los papeles de Bárcenas y por supuesto se olvidó de recordar como manipuló Radio Televisión Castilla-La Mancha. Una RTVCM donde se estableció una redacción paralela y un director afín al partido para reducir las noticias informativos a “espacio de chismes”, apenas con noticias de relevancia y una gran cantidad de noticias que eran márquetin político.Y por supuesto dejándola arruinada.

Otra cosa que no se nos explicó fue el elevado crecimiento exponencial de la empresa de su marido desde que llegó a la presidencia y que varios medios señalan de ser un tanto raro o extraño. Así se presentó Cospedal a las elecciones, ganó sí, pero no consiguió gobernar y los castellanos manchegos respiramos.

En las segundas elecciones más de lo mismo, mentiras, falacias y humo para sus votantes. Defensa de un Mariano Rajoy culpable de la precarización del trabajo, culpable de que se haya multiplicado el independentismo por cuatro, culpable del crecimiento de la pobreza energética, culpable de amparar presuntos corruptos, culpable de recortes en sanidad y educación y culpable de la bajada salarial de los trabajadores.

Aun así ahora se alza como una voz en defensa de la nación, ella y su partido, un partido que no se sabe cuál es su patria, pues muchos viven aquí y llevan su bandera, pero su dinero está en otro lado.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!