La corrupción vuelve a señalar al Partido Popular, en esta ocasión, ha alcanzado a la antigua cúpula de la formación del PP en Valencia. Por el momento, 24 personas ha sido detenidas. Además de Alfonso Rus, personaje clave en la trama, también se ha detenido a dos de sus hombres de confianza, Máximo Caturla y Emilio Llopis, y a la exconcejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, María José alarcón, mujer de Alfonso Grau, vicealcalde de Valencia y acusado también en el caso Nóos. La lista de detenidos se completa con el exdiputado y exvisecretario del PP valenciano, David Serra, y el actual portavoz municipal, Alfonso Novo.Durante la jornada, la Guardia Civil ha realizado registros en despachos de la Diputación y el Ayuntamiento de Valencia, así como en empresas públicas y privadas.

La operación Taula, así es como ha sido bautizada, tiene origen en el caso Imelsa, donde una empresa de la Diputación estructuró presuntamente una trama corrupta que cobraba comisiones a cambio de adjudicaciones públicas.

La red cobraba comisiones ilegales a empresas desde las instituciones públicas

El dinero defraudado no alcanza las cifras exorbitantes de otras tramas de corrupción, pero las consecuencias políticas de este caso han tenido mucha más repercusión. En este caso, el propio Rus y sus lugartenientes en el PP valenciano son los que habrían diseñado desde dentro del partido y aprovechando la poderosa maquinaria de la Diputación un método para "percibir comisiones ilegales a cambio de adjudicaciones fraudulentas", según ha detallado el Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

Las ganacias se habrían destinado en porcentajes desiguales a beneficio personal de los investigados y a las arcas del PP valenciano.

La investigación arrancó a partir de una denuncia que presentó la diputada de Esquerra Unida, Rosa Pérez Garijo, y que venía acompañada de una grabación de 10 horas que durante años realizó Marcos Benavent, ex alto cargo de la Diputación y en su día mano derecha de Rus. En la denuncia se explicaba que Benavent había creado una sociedad pantalla para cobrar comisiones mediante el amaño de contratos y con la financiación de actos del PP valenciano.

Unas grabaciones implican a los exdirigentes populares valencianos

Las grabaciones realizadas clandestinamente por Benavent, arrepentido por su colaboración en la trama, han sido fundamentales para detallar el funcionamiento de la trama corrupta. "Me he llevado de todo, soy un yonqui del dinero", declaró Benavent en los juzgados en una de sus comparecencias.

Las detenciones, que se realizaron de manera simultánea para actuar por sorpresa y evitar filtraciones, según afirma la Guardia Civil, han desembocado en una jornada de infarto para el Partido Popular.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más